Banco Sabadell

El BCE eleva los requerimientos de capital de Banco Sabadell para 2019

Sabadell
Banco Sabadell

El Banco Central Europeo (BCE) ha elevado los requerimientos mínimos prudenciales que exige a Banco Sabadell para el ejercicio 2019 en el marco del proceso de revisión y evaluación supervisora (SREP) por el impacto que ha tenido la migración de su filial británica TSB, si bien la entidad ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de que sus ratios actuales se encuentran por encima de ese límite.

En concreto, el BCE exige una ratio mínima CET 1 ‘phase in’ del 9,64%, frente al 8,3125% de un año antes, y una ratio de capital total ‘phase in’ mínima del 13,14%, frente al 11,8125% de 2018.

En términos ‘fully loaded’, el BCE exige mantener unas ratios mínimas CET 1 de 9,64%, frente al 9% anterior, y capital total 13,14%, frente al 12,5% de hace un año.

Estas ratios incluyen el mínimo exigido por Pilar 1 (4,5%), el requerimiento de Pilar 2 (2,25%), el colchón de conservación de capital (2,5%), el requerimiento derivado de su consideración como "otra entidad de importancia sistémica" (0,25%) y el requerimiento por el colchón de capital anticíclico (0,14%).

Según ha informado Sabadell, al cierre del ejercicio 2018 su ratio de capital CET 1 ‘phase in’ se situaba en el 11,98% y su ratio de capital total en el 15,49%. Asimismo, la ratio CET 1 ‘fully loaded’ era del 11,1% y la ratio de capital total, del 14,73%.

"Banco Sabadell supera los límites exigidos, por lo que no tiene limitaciones a las distribuciones en forma de dividendos, de retribución variable y pagos de cupón a los titulares de los valores de capital de nivel 1 adicional", ha informado la entidad.

El banco que preside Josep Oliú ha reconocido que los impactos que ha tenido que afrontar tras la migración de la plataforma tecnológica del banco filial inglés, TSB, han repercutido en el incremento de los requerimientos prudenciales.

En cualquier caso, Sabadell ha apuntado que estos requerimientos no recogen la mejora del perfil de riesgo de la entidad tras las ventas institucionales de carteras de activos problemáticos realizadas, dado que el criterio técnico adoptado en la evaluación SREP de 2019 las tiene en consideración en el momento de su cierre. En este sentido, acordó la venta en 2018 de 12.200 millones de euros de activos problemáticos, lo que "transformó completamente el perfil de riesgo del banco" y redujo la ratio de activos problemáticos netos sobre total activo del 2,9% al 1,8%.

Últimas noticias