Decisión de la UE

La banca europea tendrá nueve años para provisionar sus nuevos ‘activos tóxicos’

BCE
Banco Central Europeo

El próximo 2 de noviembre el BCE dará a conocer el resultado de los test de estrés

La banca europea tendrá nueve años para adaptarse a los nuevos requisitos de capital de la Unión Europea en relación al nivel de préstamos dudosos en balance. Así lo han pactado este miércoles los Veintiocho, a dos días de que los resultados de los test de estrés del BCE muestren cómo está de saneada la banca europea.

Los gobiernos de la Ue han fijado su posición de cara a las negociaciones que comenzarán con los representantes del Parlamento Europeo para aprobar la normativa una vez que los eurodiputados acuerden sus ‘líneas rojas’.

En concreto, la propuesta exige a los bancos un nivel determinado de provisiones en función del nivel de nuevos préstamos dudosos. Los nuevos niveles de cobertura afectan únicamente a los futuros préstamos fallidos y no a los que ya se encuentran en los balances de las entidades. El nivel de estas provisiones dependen, a su vez, de la clasificación de estos activos tóxicos.

El plazo para alcanzar una provisión total se alargará hasta los nueve años en el caso de los préstamos dudosos con menos riesgo, aquellos avalados por bienes inmuebles. En concreto, piden que la cobertura para estos activos sea del 25,5% tres años después de que sean clasificados como préstamos dudosos. Este porcentaje se irá elevando progresivamente hasta alcanzar el 100% en el noveno año, informa Europa Press.

Un año más de lo esperado

La posición negociadora de los gobiernos de la UE, por tanto, da un año más a las entidades financieras para provisionar completamente todos sus nuevos préstamos fallidos con respecto a la propuesta de la Comisión Europea, que establecía un periodo de ocho años en el caso de aquellos garantizados.

Los Veintiocho, no obstante, reducen a siete el plazo máximo en el que los bancos tendrán que provisionar al 100% aquellos préstamos fallidos avalados con bienes muebles.

Por último, el nivel de cobertura se endurece en el caso de aquellos créditos dudosos sin colaterales, que tendrán que contar con un nivel de cobertura del 35% dos años después de ser clasificados como tal y del 100% un año después.

"Atajar los préstamos tóxicos y consolidar los balances de los bancos es esencial para devolver la confianza en nuestro sistema financiero. Esto requiere reglas prudenciales sólidas y herramientas efectivas de supervisión", ha destacado Hartwig Löger, el ministro de Finanzas de Austria, que hasta finales de año ostenta la presidencia de turno de la UE.

Temas

Últimas noticias