‘Operación bikini’ en el súper: Mercadona ofrece los productos más baratos para hacer dieta

Mercadona
Mercadona
Comentar

El verano está a la vuelta de la esquina y muchos ya han puesto en marcha la conocida Operación bikini. La cesta de la compra, en ocasiones, varía para modificar la alimentación de cara a la estación más calurosa del año: se llena de productos frescos, más sanos y ecológicos. Pero, ¿es posible hacer dieta sin dejarse un dineral? Depende del súper. Mercadona vuelve a barrer a sus rivales una vez más y se posiciona como la cadena más barata.

Mientras que la compañía presidida por Juan Roig ofrece una cesta de la compra saludable, compuesta por 32 alimentos basados en la dieta mediterránea, por 65,46 euros, el ticket del resto de supermercados es algo superior. Alcampo, que por norma general suele ser el súper más barato, se queda con la segunda posición con una cesta de la compra de 71,89 euros y DIA cierra el top 3 con un ticket de 73,01 euros, según un estudio elaborado por Iahorro.

Carrefour, Eroski e Hipercor se colocan al otro lado de la balanza y suspenden como los supermercados más caros para lucir palmito: la cesta de la compra con productos saludables en Carrefour se eleva hasta los 75,95 euros; en el caso de Eroski llega a los 80 euros e Hipercor se posiciona como la más cara, con un ticket de 87,66€ en Hipercor. La diferencia con Mercadona es de hasta 22,2 euros.

Adiós, ultraprocesados

Pero, ¿qué productos tienen que introducirse en esta cesta de la compra? EL primer paso: decir adiós a los ultraprocesados. “Los alimentos procesados son aquellos alterados por la adición o introducción de sustancias como aceite, azúcar, sal y/o aditivos, o que son transformados por diferentes métodos de conservación como salazón, encurtido, ahumado o curado. El objetivo de estos tratamientos es que sean más duraderos y más apetecibles, pero a la vez el producto que resulta se reconoce como una versión del alimento original”.

La lista es amplia, pero entre los más comunes se encuentran: los frutos secos salados, el pescado ahumado, las verduras enlatadas, las frutas en almíbar, etc.”, explica la Doctora Emilia Cancer, miembro del área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

dieta
Dos tipos de menús para la dieta

Para sortear todos estos alimentos, la nutricionista ha elaborado cuatro menús diferentes basándose en la dieta mediterránea. Incluye fundamentalmente: frutas, como kiwis o ciruelas; verduras y legumbres, como garbanzos, tomate o un sencillo puré; frutos secos y harinas integrales de cereales; lácteos, no dejarlos de lado, pero desnatados; y tengan en cuenta que “siempre es mejor pescado que carne (y dentro de las carnes, mejor las que tienen menos grasa), y aceite de oliva como principal
fuente de grasa”, apunta la experta.

menús
Menú 3 y Menú 4 para dieta

En los cuatro casos, Mercadona se posiciona como la opción más barata y los precios de sus menús oscilan entre los 23,06 euros y los 33,38 euros, habiendo como máximo una diferencia de poco más de diez euros.

Ahorrar en productos de calidad

“La cesta de la compra de una persona que sigue hábitos saludables no debería ser más cara siempre y cuando sepa hacer la compra. Los productos procesados pueden ser una ayuda, pero han mostrado muchas veces no tener una buena calidad nutricional por lo tanto no consiguen el objetivo de una alimentación saludable”, señalan desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

La experta Emilia Cancer mantiene que aunque haya productos más caros como la verdura, la fruta y el pescado, hay algunos trucos para ahorrar: “comprar fruta de temporada, verduras congeladas o los pescados ultracongelados.

Y, ojo con los productos sustitutivos. La OCU advierte que este tipo de alimentos aumentan el precio de la cesta de la compra porque algunos como “las barritas sustitutivas o los suplementos son productos caros sobre todo si comparamos el “precio de la caloría” con respecto a productos frescos. Estos productos sólo se centran en la pérdida de peso (cuando lo consiguen) pero no en la reeducación de hábitos alimentarios que es lo esencial para no volver a estar a dieta. Así que se trata de dinero perdido, ya que muchas veces se recupera el peso y en algunas ocasiones en mayor proporción”.

Últimas noticias