Economía

CONCEPTOS BÁSICOS DE ECONOMÍA

¿Qué es un royalty y cómo funciona?

¿Qué es un royalty y cómo funciona?
Un establecimiento de Starbucks. (Foto: GETTY)
0 Comentar

A la hora de escoger una franquicia para abrir un negocio, uno de los aspectos que más se tiene en cuenta es el royalty a afrontar. Se trata del pago que se realiza al franquiciador a cambio del uso de la marca y de una serie de servicios. Normalmente, presenta la forma de un porcentaje sobre los ingresos que genera el negocio. Es importante tener en cuenta este punto: no es sobre el beneficio, sino sobre la facturación. Por lo tanto, es posible tener pérdidas y, a la vez, afrontar el pago. Puede ser de dos tipos:

  • Fijo: se trata de un porcentaje invariable, independientemente del volumen de ingresos que se consigan.
  • Variable: la cantidad a facilitar al franquiciador variará según los ingresos. A más ingresos, mayor será el porcentaje a afrontar. En este caso, pues, el franquiciador es el primer interesado en obtener unos buenos resultados.

¿Qué incluye el royalty?

La cantidad que se afronta en este concepto se justifica a partir de recibir a cambio lo siguiente:

  • Explotación de la marca: en caso de iniciar una empresa desde cero, hay que realizar una importante inversión para darse a conocer y ganarse un lugar en el mercado. En este caso, en cambio, se utiliza una marca reconocida por el público que ya dispone de una determinada imagen.
  • Experiencia en el mercado: el franquiciador transmite el funcionamiento de otras franquicias que tiene extendidas en el territorio. Por lo tanto, se trata de replicar un modelo que funciona a otro lugar que se ha estimado que puede tener un recorrido.
  • Marketing: en el momento que el grupo realiza una determinada campaña, el franquiciado recibe los beneficios de ella en términos de conocimiento del público. Por lo tanto, no es necesario que realice por su cuenta ninguna acción al respecto, porque ello va a cargo del franquiciador.
  • Central de aprovisionamiento: un pequeño establecimiento, al comprar una menor cantidad de unidades, debe de pagar un coste unitario superior. En cambio, si se piden grandes cantidades, este coste se reduce porque el poder de negociación existente es mayor.
  • Programación informática: todo negocio precisa de unos programas en materia informática para poder funcionar. En ese sentido, se aplican los mismos que en las otras franquicias para que exista una imagen de cierta unidad.
  • Inversiones en I+D: en todo mercado aparecen innovaciones que es imprescindible adoptar para no quedarse atrás. El franquiciador, pues, debe de estar muy atento a incorporar estos cambios y hacerlos llegar a sus franquiciados.
  • Libre explotación en un radio determinado: en el momento que se adquiere la franquicia de una marca, no se concederá ninguna igual dentro de un radio determinado. De esta forma, es posible explotar la marca de forma única en un espacio suficiente como para generar unos atractivos beneficios.

Últimas noticias

Lo más vendido