AMPLIARÁ CAPITAL EN 7.000 MILLONES DE EUROS

Santander rescata al Banco Popular y lo compra por un euro tras la intervención del BCE

Comentar

La Comisión Europea y el Banco Central Europeo han acordado la intervención de Banco Popular y su rescate a través del Banco Santander. La entidad financiera que preside Ana Patricia Botín comprará el Popular por la cantidad simbólica de un euro y ampliará capital en 7.000 millones de euros para cubrir las eventuales pérdidas derivadas de los problemas que tiene el balance de la entidad que preside Emilio Saracho. No habrá aportación de dinero público.

Según ha informado el Banco Santander a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la entidad que preside Botín “ha adquirido el 100% del capital social de Banco Popular como resultado de un proceso competitivo de venta organizado en el marco de un esquema de resolución adoptado por la Junta Única de Resolución y ejecutado por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB)”.

Como parte de la ejecución del mencionado “dispositivo de resolución” se ha producido la amortización íntegra de la totalidad de las acciones de Banco Popular en circulación al cierre de la sesión del pasado martes, así como de las acciones resultantes de la conversión de los instrumentos de capital regulatorio Tier 1 y de la totalidad de los instrumentos de capital Tier 2 emitidos por Banco Popular, todas las cuales han sido adquiridas por Banco Santander por un precio de un euro.

Para realizar la operación de rescate, Santander acometerá una ampliación de capital de “aproximadamente 7.000 millones de euros que cubrirá el capital y las provisiones requeridas para reforzar el balance de Banco Popular”. Sin que este previsto, en principio, la aportación directa de dinero público para recapitalizar la entidad.

Las actuales acciones de Banco Santander tendrán derecho de suscripción preferente en el aumento de capital y, tras la adquisición y la ampliación de capital, la entidad financiera que preside Ana Patricia Botín “espera que el impacto en el capital CET1 del Grupo Banco Santander sea neutral”.

La existencia de esta operación de salvamento ha sido también comunicada por el FROB, que es el organismo español encargado de coordinar el rescate junto con las autoridades comunitarias. El BCE ha rechazado la solución Guindos, por la cual el ministro de Economía pretendía que fuera Bankia quien se quedara con los activos del Popular tras una intervención de la entidad.

Los depositantes pueden estar tranquilos

El FROB ha indicado que el objetivo de la venta es es “atajar los problemas derivados de la inviabilidad de Banco Popular, garantizar la continuidad de las actividades desarrolladas por la entidad y proteger a los depositantes”. El organismo garantiza “la completa seguridad” de los depositantes de Banco Popular y la continuidad ordinaria de sus operaciones que con carácter inmediato pasan a formar parte de Banco Santander.

La compra se produce después de que el BCE haya determinado que Banco Popular Español estaba en riesgo de caída por el “deterioro significativo” de su liquidez en los últimos días. De este modo, considera que la entidad, en un futuro próximo, habría sido incapaz de afrontar sus deudas y otros pasivos a medida que se acercara su vencimiento.

Por su parte, la Comisión Europea ha considerado en un comunicado que la operación es  “el mejor modo de proceder para asegurar la continuidad de las funciones importantes” de la entidad y para “evitar efectos adversos significativos en la estabilidad financiera“.

Bruselas ha añadido que las pérdidas han sido “totalmente absorbidas” por los accionistas y los titulares de deuda subordinada y no ha sido necesaria la inyección de fondos públicos ni la participación del Fondo Único de Resolución.

Además, la Comisión Europea ha explicado que se cumplen condiciones para la resolución de la entidad: el banco era insolvente, no existían soluciones privadas más allá de la resolución y no había acciones de supervisión que hubieran evitado la quiebra.

Una vez que se ha producido el anuncio oficial de la compraventa amparada por el BCE, el Santander ha realizado una conferencia con analistas en la que ha defendido que la operación creará valor para sus accionistas, porque supone la “creación del banco de particulares y empresas líder en España y Portugal”.

Popular
Fuente: Banco Santander (Pinchar en la imagen para ampliar)

En la citada conferencia, Santander ha defendido que la adquisición “supone una oportunidad única de consolidación doméstica en España y Portugal, con un sólido encaje estratégico y de negocio en un momento atractivo del ciclo económico, sinergias de costes significativas y activos inmobiliarios bien provisionados con riesgo de ejecución gestionable y una operación financieramente atractiva.

La entidad ha indicado que el coste de reestructuración será de  1.300 millones de euros, que compensará con la venta de activos de Popular (500 millones de euros) y con el beneficio antes de provisiones (900 millones de euros).

Para situar el nivel de provisiones y de capital de Banco Popular en línea con el resto del Grupo, Santander hará 7.900 millones de euros de provisiones adicionales para “activos improductivos”, incluidos 7.200 millones de euros para el ladrillo. Eso llevará el nivel de cobertura del riesgo vinculado a la actividad inmobiliaria del 45% al 69%, muy por encima de la media del sector que es del 52%. El Grupo espera reducir los activos inmobiliarios de Banco Popular significativamente, como ha hecho en Banco Santander en los últimos años.

Últimas noticias