Los sindicatos llevarán a Lactalis a los juzgados por el cierre de la planta Lauki de Valladolid

Lactalis
Fábrica de Lactalis
Comentar

La reunión entre los sindicatos y el Grupo Lactalis (que tiene en su haber marcas tan emblemáticas como Puleva, RAM, Président, Flor de Esgueva o Chufi) se ha saldado sin acuerdo. Desde UGT confirman a OKDIARIO que irán directamente a los juzgados para demandar a la compañía por el cierre de la planta de Lauki en Valladolid. Argumentan que la láctea “no ha actuado de buena fe en la venta de la planta, lo que ha hecho hasta ahora es un paripé”.

Nueva reunión fallida entre Lactalis y los sindicatos. El encuentro ha sido en el Servicio de Relaciones Laborales (SERLA), el primero que se producía después de que la francesa no fuera a la última reunión en la Fundación Anclajes. Esta era la última oportunidad para que Lactalis esquivase ser llevada a los juzgados por los sindicatos. Evelio Angulo, vicesecretario general de la UGT de Castilla y León argumenta que “el partner que contrataron desde la láctea para llevar a cabo la venta de la planta fue un montaje. Se dijo que se habían reunido con 90 empresas y ninguna de las reuniones tuvo frutos”.

Un posición que confirma su compañero Raúl Santa Eufemia, representante sindical presente en la reunión de esta tarde. “No ha habido acuerdo, no quieren adquirir ningún compromiso”. Desde Anclajes han pedido a Lactalis que demostrasen su buena fe con la sociedad de Castilla y León “vendiendo la planta a coste cero, quitar el veto al producto lácteo y ser tutelados por la fundación”, explica Santa Eufemia. Prosigue relatando el líder sindical que “siguen diciendo que quieren vender, pero sin llegar a acuerdos porque dicen que la venta es privada”.

Santa Eufemia confirma a OKDIARIO que llevarán a Lactalis al juzgado de los social lo antes posible, “mañana mismo pondremos en marcha los trámites para que la semana que viene la causa pueda estar en los juzgados”.

Lactalis ha tenido sobre la mesa varias ofertas para poder vender la fábrica de Valladolid, una de ellas venía de la mano de la palentina Quesería Ibérica y otra de una importante empresa alemana, como confirmaba a OKDIARIO el alcalde de la localidad, Oscar Puente. Desde Lactalis argumentan que no quieren vender la planta a ninguna firma de la competencia. Angulo explica el poco interés por la venta de las instalaciones de Lauki, confirma a este periódico que la francesa rechazó la oferta de Ibérica “a pesar de que no iban a producir derivados lácteos, sino salsas. Es más, ni siquiera les quisieron enseñar la fábrica”.

Comentan desde UGT que “desde Lactalis no respetan a nadie, con dinero y poder creen que pueden hacer lo que quieran”. Fuentes sindicales confirman que han pedido una reunión con Margrethe Vestager, comisaria de Competencia de la Unión Europea y que están organizando todo un calendario de visitas a Bruselas. “Ya hemos hablado con todos los grupos políticos, no podemos permitir esta deslocalización de la producción porque han ganado mucho dinero en Castilla y León”, relata Angulo.

Lactalis obtuvo en 2015 unos beneficios de 24 millones de euros

“No es posible que hayan llevado a cabo esta deslocalización cuando la Navidad pasada estaban felicitando a sus empleados”, comentan desde UGT. Además, aseguran que si finalmente se vende la planta de Lauki en Valladolid le pedirán a la empresa compradora que “ofrezca a los empleados trasladados la posibilidad de volver, al margen del ERE, con las mismas condiciones que tenían”.

Al cierre de la planta de Valladolid, los 85 empleados que tenían en plantilla firmaron un contrato social con Lactalis para reubicarse en las plantas de Lugo y Granada, el resto de los trabajadores se han acogido al plan de prejubilaciones. “A los empleados no les ha quedado más remedio que aceptar la reubicación, era eso o el paro”, recordaba a OKDIARIO el alcalde de la ciudad.

Últimas noticias