Antes de que sonara el himno español en su honor

Nadal rompió a llorar tras conquistar su undécimo Roland Garros

nadal
Rafael Nadal llora con la copa de campeón de Roland Garros en sus brazos. (AFP)
Comentar

Aunque en la pista parezca de otro planeta, Rafael Nadal es humano. El número uno del mundo no pudo aguantar las lágrimas en la ceremonia de entrega del trofeo que le acredita como campeón de Roland Garros por undécima vez. A pesar de resultarle familiar la victoria en París, el número uno del mundo sigue emocionándose como la primera vez y provocando una mayor admiración por parte del mundo del deporte, en el que indiscutiblemente se encuentra clasificado como una de las mayores leyendas de su historia.

El público puesto en pie y rendido a sus pies tras ganar la Undécima y el himno español a punto de sonar, una vez más, en su honor. Este cóctel superó a Nadal como no lo había hecho ningún tenista a lo largo de las dos semanas de Roland Garros y le obligó a desprender unas lágrimas, con la Copa de los Mosqueteros entre sus brazos, que fueron captadas por los presentes en la pista central del complejo parisino. Un momento emotivo para un día histórico.

Últimas noticias