Mutua Madrid Open 2018 Tenis

Thiem acaba con el reinado de Nadal en Madrid

Rafa Nadal
Nadal, cabizbajo tras fallar un punto. (EFE)
Comentar

Rafa Nadal ha caído a manos de Dominic Thiem en dos sets (7-5 y 6-3). En su peor partido de la temporada de tierra batida, el mancorí dijo adiós al Mutua Madrid Open y al número uno de la ATP que a partir del próximo lunes volverá a ser propiedad de Roger Federer. Tan sólo tenía que perder un partido y lo hizo frente al austríaco en los cuartos de final del Masters 1.000 de Madrid.

Thiem prometía batalla desde el principio, como demostraban las dos primeras bolas de rotura de las que dispuso en el primer juego del partido. Pero Rafa supo aguantar la presión y terminó solventando los primeros problemas para empezar bien el encuentro. Nada tenía que ver este partido con el de hace casi un mes en Montecarlo.

El austríaco estaba desplegando su mejor nivel, ese que le llevó a la final del torneo el año pasado donde cayó a manos de Nadal. Sólido desde el fondo de la pista y cometiendo muy pocos errores, consiguió romper la racha de 50 sets seguidos ganados en tierra batida por parte de Rafa. El balear sufrió con su saque desde el inicio y en el séptimo juego terminó cediendo y Thiem se ponía 5-3 arriba.

Entonces Nadal, que estaba jugando uno de los peores sets que se recuerda sobre su superficie favorita, supo rehacerse y salvar una bola de set para terminar poniendo el 5-5 en el marcador. Aunque seguía sin encontrarse cómodo en la pista y volvió a ceder un nuevo break, que esta vez sí supo aprovechar el número siete del mundo para apuntarse la primera manga del choque.

Se vio a un Rafa cabizbajo en los últimos instantes del set. Cometió varios errores no forzados muy poco habituales en él. Sus gestos de frustración reflejaban lo que estaba siendo el partido. No conseguía hacer su juego, mientras Thiem estaba cada vez mejor. En el segundo set dio la sensación que Nadal despertaba. Se empezó a escuchar su famoso “vamos”. Pero fue un simple espejismo. Seguía cometiendo muchos errores no forzados, demasiados, no era su día y empezaba a desquiciarse.

Nadal no levanta cabeza

En el tercer juego de la segunda manga, de nuevo, concedió otra rotura, la tercera del partido. El tenista austríaco seguía dando un recital de golpes ganadores ante un Rafa impotente que no terminaba de encontrar su juego. Pero el balear no se rindió y peleó hasta el último instante. A pesar del mal comienzo del segundo set, consiguió igualar el marcador a tres.

Sin embargo, tal y como pasó en los instantes finales de la primera manga, volvió a perder el siguiente saque cuando tenía oportunidad de ponerse por delante. No era el día de Rafa, su drive no funcionaba como lo venía haciendo en este último mes y Thiem avanzaba hacia las semifinales con una nueva rotura que ponía el punto y final al choque.

No soltaba el pie del acelerador y el número de uno del mundo iba a perder su trono tras un mal día. Se vengó de la derrota en Montecarlo y de la del año pasado en la final del torneo madrileño. Las sensaciones eran cada vez peores y el austríaco vuelve a ejercer de verdugo del español en la tierra batida. Hasta ahora había sido el único que le había ganado en arcilla en el último año. No pudo a la primera, pero a la segunda no falló. Hizo uno de los mejores partidos de su carrera para doblegar al mejor de la historia en la superficie de polvo de ladrillo.

Últimas noticias