Llegó a Valdebebas con 13 años

Jack Harper, el canterano del Real Madrid que brilla en el Málaga

Harper celebra sendos goles con el Málaga y el Real Madrid.
Harper celebra sendos goles con el Málaga y el Real Madrid.
Comentar

El joven delantero de Fuengirola con raíces escocesas es la gran revelación del líder de Segunda

Llegó al Real Madrid con 13 años y se marchó tras su etapa juvenil

Jack Harper bien podría ser el nombre de un personaje de una película americana de acción o suspense, pero no. Es un chico que nació hace 22 años (28 de febrero de 1996) en Fuengirola, Málaga. Obviamente, con ese nombre y ese apellido, sus raíces no son españolas. Su familia es escocesa, nacionalidad que también posee este joven delantero que brilla en el Málaga y que en su día pasó por la Fábrica del Real Madrid.

El año pasado jugaba en el Grupo IX de Tercera División. Fue el segundo máximo goleador del Atlético Malagueño, filial blanquiazul, con el que logró el ansiado ascenso a Segunda. Casi sin esperarlo, en verano se le abrieron las puertas del primer equipo. Juan Ramón Muñiz, entrenador malaguista, empezó la pretemporada sin apenas delanteros disponibles, por lo que tiró del joven fuengiroleño para completar entrenamientos y para ir viéndolo en acción. Harper sabía que era su gran oportunidad, la que llevaba esperando desde hace mucho tiempo, y no la dejó escapar.

Ha sido titular en todos los partidos del Málaga en Segunda y es el máximo goleador del equipo junto a otros dos compañeros, todos con dos dianas en su haber. Harper lo deja todo en el campo, es vital en la presión en campo contrario, pero también derrocha calidad. Ante el Almería firmó un gol de bandera tras una espectacular jugada personal, y ha dejado muchos otros detalles, en La Rosaleda y a domicilio.

Criado en La Fábrica

Un delantero muy completo que se formó en la cantera del Real Madrid. Jack Harper abandonó su tierra natal, la Fuengirola del mítico Juanito, para alistarse en La Fábrica con 13 años. Pasó por varios equipos de las categorías inferiores hasta llegar al Juvenil A, donde fue dirigido por Ramis y compartió equipo con jugadores como Borja Mayoral o Reguilón. Marcó tres goles en la Youth League aquel año y otros 13 en Liga, pero no le sirvió para hacerse un sitio en el Castilla y se marchó al Brighton, donde las cosas no le fueron del todo bien porque apenas tuvo protagonismo.

En ese momento, tocó a su puerta el Málaga, el equipo de su tierra, y Harper no se lo pensó. Sabía que iba a jugar en Tercera División, pero tenía entre ceja y ceja llegar y hacerse un hueco en el primer equipo. Y lo ha conseguido. Ahora está en una nube. La Rosaleda corea su nombre, el equipo es líder de Segunda y va como un tiro con un Harper asentado en el once que es una de las revelaciones de la categoría de plata.

Últimas noticias