Final Champions League 2018: Real Madrid – Liverpool

Manual abreviado de Zidane para ganar al Liverpool en la final de la Champions

Final Champions League 2018
Zidane durante un partido con el Real Madrid.
Comentar

El técnico del Real Madrid, fiel a su estilo en las otras dos finales de la Champions, ha dado a su plantilla consignas claras y sencillas para medirse al Liverpool

Zidane se revolvió cuando le preguntaron si el Real Madrid llegaba a la final de la Champions League 2018 con menos hambre que el Liverpool

Zinedine Zidane nunca ha sido un entrenador de volver loco a sus jugadores con juegos de pizarra, ni de arengas rimbombantes antes de las finales. El entrenador del Real Madrid está calcando en los días previos a la final de la Champions en Kiev los mensajes que dio a su plantilla antes de Milán o Cardiff. Órdenes sencillas y muy claras. El resto, en manos del futbolista. O en sus pies, vamos. He aquí su manual abreviado para ganar al Liverpool.

Todos los mandamientos de Zidane a sus jugadores antes de afrontar la final de la Champions League se resumen en cinco:

Evitar pérdidas de balón

Quizá una de las instrucciones que más ha repetido Zidane a su plantilla. Si el Real Madrid pierde balones tanto en la salida de la pelota en defensa como, sobre todo, en la gestación de la jugada en el centro del campo, el Liverpool lo aprovechará. Una de las grandes virtudes del equipo de Jurgen Klopp es su capacidad y rapidez para penalizar las pérdidas del rival con contragolpes vertiginosos. Eso lo teme Zidane y por ello ha concienciado a sus jugadores de la necesidad de no perder balones y de acabar las jugadas.

Vigilar la espalda de los laterales

Mandamiento número dos. La espalda de los laterales. No es cuestión de que Carvajal o Marcelo tengan un punto débil cuando Mané o Salah les ataquen, es algo propiciado por el propio estilo de juego del Real Madrid. A los de Zidane les gusta atacar con los laterales en campo rival y eso provoca que siempre haya espacio a sus espaldas. Por eso el técnico madridista ha advertido tanto a Marcelo como a Carvajal, así como a los encargados de hacerles las coberturas (Casemiro y los centrales), de la importancia no sólo de atacar, sino de regresar y proteger su espalda.

Atacar las bandas

Si las bandas pueden ser la sentencia del Real Madrid en Kiev, también puede ser el camino más rápido a la gloria. Zidane quiere que sus jugadores hagan ancho el campo para que su equipo sea profundo. Da por sentado que el Liverpool saldrá a la final de la Champions a atacar, pero Zizou quiere que también tengan que defender. “Debemos obligarles a sufrir”, insiste el técnico madridista. Por eso su consigna es ocupar bien el campo y atacar las bandas, una de las claves para triturar hace justo un año a la Juventus en la final de la Champions de Cardiff.

“Centros rasos”

Fue una de las órdenes de Zidane en Cardiff que más llamó la atención cuando se supo. “Centros rasos”, decía el entrenador del Real Madrid para hacer daño a la defensa de la Juventus. En este caso, Zizou considera que los dos centrales del Liverpool, Lovren y Van Dijk, también pueden sufrir con centros laterales rasos, ya que ambos son corpulentos pero un punto lentos, por eso ha insistido a sus jugadores que busquen llegar a línea de fondo y centrar abajo para que Cristiano se adelante.

“Concentración e intensidad”

Dos palabras que encantan a Zidane son el quinto mandamiento. La “concentración”, sagrada para el entrenador del Real Madrid en cada partido, lo es aún más en una final de la Champions. “Sin concentración no se puede ganar al Liverpool”, dice uno de los ayudantes de Zizou. Y sin intensidad tampoco. El equipo de Klopp propondrá una final a ritmo de vértigo y si el Real Madrid no es igual de intenso que los reds, puede verse contra las cuerdas en un decir amén. Que se lo pregunten a Guardiola y a su City.

Últimas noticias