EL CAPITÁN, HARTO DE LA ACTITUD DEL MEDIAPUNTA

Isco y Sergio Ramos se distancian

Comentar

La relación entre Isco y Sergio Ramos está más fría que nunca. Ambos han pasado de ser uña y carne a estar más que distanciados. El capitán del Real Madrid está quemado por la actitud de pasota y un poco altiva que ha tomado el malagueño en los últimos meses e Isco no parece querer dar la vuelta a la situación, tal  y como desveló Eduardo Inda en El Chiringuito.

Tras caer en Cornellá ante el Espanyol estalló la guerra. Varios jugadores acabaron el partido señalados por su pésima actitud y el malagueño se llevó la palma. No encajó nada bien el cambio de Zizou. El francés decidió sustituirle para dar entrada a Benzema y el jugador no se cortó ni un pelo y mostró su enfado. Tardó más de 45 segundos en abandonar el césped cuando el marcador estaba igualado. Una actitud que exasperó a Ramos.

Al finalizar el encuentro, el capitán le replicó públicamente y le puso en su sitio. Sergio no se mordió la lengua y llamó su atención: “En el Madrid hay que salir corriendo del campo”. Pero la cosa no ha quedado aquí.

El toque de atención no ha servido de escarmiento al malagueño. Su actitud sigue siendo la misma y el jugador no ha hecho nada por mejorar sus formas y retomar la gran amistad que tenía con el capitán. Isco vuelve a ir a su bola, como en tantas ocasiones. Cuando las cosas no le salen bien, se enfada y no respira, sin importarle todo lo que está a su alrededor y Ramos no acepta ni una salida de tono más.

El jugador parece estar más centrado en su vida personal que en la profesional. En los últimos meses ha dado un cambio radical. El malagueño ha pasado de ser un jugador fundamental a casi un cero a la izquierda para Zidane. En el duelo ante el PSG se pudo vislumbrar de nuevo su pasotismo sobre el césped. No acepta su rol de suplente pero tampoco hace nada para recuperar su hueco en el once. Su mentalidad está puesta en el Mundial de Rusia y hasta la fecha nada parece importarle.

A día de hoy, una gran parte de la plantilla está harta de la actitud del malagueño y la situación en el vestuario se puede volver insostenible. Lo de Isco y el Real Madrid es la historia de nunca acabar y parece que no terminará bien.

Últimas noticias