¿QUÉ FUE DEL MEDIOCENTRO BRASILEÑO?

Tras la pista de Emerson: un ‘Puma’ lento que se asustaba en el Bernabéu

emerson-miedo-escenico-bernabeu
Emerson y su miedo escénico al Bernabéu. (Getty Images)
Comentar

Émerson o El Puma, como se le conocía en el mundo del fútbol, nunca se iba a imaginar lo que le iba a deparar su corta etapa en el Real Madrid que precipitó el culmen de su hasta entonces exitosa carrera deportiva.

Un pueblo brasileño llamado Pelotas no podía ser coincidencia del lugar de nacimiento de este jugador criado en las categorías inferiores del Gremio de Porto Alegre, dónde debutó como profesional y con el que conquistó la Copa de Libertadores en el año 1995, el Campeonato Brasileño de 1996 y las Copas de Brasil de 1994 y 1997.

Tras tres temporadas exitosas en el conjunto tricolor, Emerson dio el salto a Europa en el Bayer Leverkusen alemán. Allí otro trienio en el que se hizo indiscutible como mediocentro de contención y en el que debutó con la selección absoluta -llegando incluso a ir al Mundial de 1998 a última hora por la lesión de Romario- llamaron la atención Fabio Capello, con el que iría de la mano los años venideros.

En Roma comenzó el romance con Capello

La Roma era el siguiente club de un trotamundos de los banquillos como Capello. El técnico italiano contrató a Emerson en una de sus primeras decisiones y aunque comenzó siendo defensa central, su rendimiento mejoró en la medular.

Con el equipo giallorosso obtuvo un Scudetto en la temporada 2001 -el primero en más de una década- y la respectiva Supercopa de Italia, lo que le valió para consolidarse como uno de los mejores en su puesto. Como lunar en esta etapa, cabe mencionar que se perdió el Mundial 2002 por una lesión de hombro que se produjo mientras hacía de portero en uno de los entrenamientos de la canarinha.

La Juventus, su plenitud futbolística

La contratación de Capello por la Juventus iba a provocar que Emerson fuera uno de los fichajes de ese verano. En esas dos campañas que estuviera en la Vecchia Signora iba a hacerse con otros dos Scudettos, de los que quedaría posteriormente desposeído por el caso Calciopoli -escándalo de fraudes arbitrales por los que descendería de categoría.

Además también disputó el Mundial de 2006, título del cuál se hizo un país envuelto en el caos como Italia.

El pacto del miedo al Bernabéu

Como en los dos casos anteriores, la segunda etapa de Capello como técnico del Real Madrid iba a traer consigo a Emerson -junto al también bianconero Cannavaro- en el verano de 2006.

Sin embargo, a pesar de haber jugado tanto en Alemania como en Italia, los problemas de adaptación de El Puma se empezaron a hacer evidentes con malas actuaciones que provocaron que el Santiago Bernabéu le señalara debido sobre todo a los 16 millones que había costado.

Además, fue acusado de haber pactado con Capello la posibilidad de no jugar como local debido a la presión escénica a la que se veía sometido, lo que reducía su rendimiento. Así, a pesar de que conquistara la Liga ese mismo año, no entraría en los planes para el siguiente curso como pasaría con su padre futbolístico, despedido por la junta directiva presidida por Ramón Calderón.

El Milán de los veteranos, el principio de su fin

Tras un verano convulso en el que los dos equipos más importantes de Milán pugnaron por hacerse con los servicios de Emerson, finalmente fue el conjunto rossonero el que iba a pagar ocho millones al Real Madrid -la mitad de lo que había costado la temporada anterior.

En estas dos temporadas se empezó a vislumbrar que estaba en el fin de su carrera deportiva, ya que su aportación a la Supercopa de Europa y Copa Mundial de Clubes que se sumó a su palmarés fue anecdótica por sus constantes lesiones.

Nada más rescindir su contrato con un equipo que estaba en boca de todos por su tardía media de edad, El Puma se puso en contacto con Gremio, equipo que le hizo futbolista. Las negociaciones no llegaron a buen puerto y acabó firmando por Santos, dónde sólo duraría tres meses por su fama de hombre de cristal.

Tras el fútbol… ¡creó un club!

La forzada retirada a la que se vio obligado a atenerse llevó consigo a que siguiera ligado al fútbol, actuando de ayudante en Gremio del también ex madridista Vanderlei Luxemburgo hasta 2013.

Mientras tanto sigue volcado en un proyecto personal, su propio club. Es el Fragata Futebol Clube, situado en su localidad de origen, Pelotas.

Últimas noticias