MOTOCICLISMO: MUNDIAL DE MOTOGP

¿Será el Mundial de MotoGP un paseo para Marc Márquez?

marc-marquez-repsol-honda-test-pretemporada
Marc Márquez, en los test de pretemporada de Tailandia. (Getty)
Comentar

Han bastado dos test de pretemporada para demostrar que Marc Márquez es el favorito número uno al Mundial de MotoGP. El piloto español, después de cuatro títulos en cinco temporadas en la categoría reina del motociclismo, tiene en su mano conquistar su quinto Mundial de MotoGP, toda vez que sus rivales, a excepción de sus dos compañeros de equipo en Honda, parecen estar muy lejos de poder competir con una moto que va como un tiro.

Marc Márquez se ha ganado a pulso la condición de rival a batir en MotoGP. Este domingo no acabó primero en los test, quizá porque no era su intención siquiera. El día de su cumpleaños, que sí lo quería, lo consiguió con una superioridad casi insultante. La tabla sí confirma que Honda fue la mejor marca, de lejos, en Tailandia. Una sesión la dominó Crutchlow, otra Marc y la del domingo, Pedrosa.

Marc, el piloto automático

Lo que quería Marc Márquez, igual que en Sepang, era lograr un buen ritmo de carrera buen vuelta a vuelta. Se marcó un simulacro de carrera bestial para atemorizar al resto. Dio 20 vueltas, la tanda más larga junto a Miller. Sus tiempos estuvieron en torno al 1:30 alto como un reloj. Hizo 10 giros en 1:30. Nadie se le acercó siquiera. En los seis días de entrenamientos de 2018 ha sido el que ha tenido mejor ritmo. En Buriram dio 217 vueltas, más que ningún otro piloto. Basten los ejemplos de Dovizioso, que completó 196, y de Jorge Lorenzo, que se quedó 189.

Yamaha pierde gas

En Yamaha, al contrario que en Honda, andan perdidos y sin gas. Están con los mismos problemas de la temporada pasada . Maverick Viñales empezó a dar síntomas de hartazgo. “Fue mi peor test con Yamaha. Son los mismos problemas desde hace meses”, repetía el piloto español. Valentino Rossi se mordía la lengua. Lo malo para los pilotos de Yamaha es que la moto es una ruleta rusa: no saben cuándo van a ir bien o mal. “Es como jugar a las cartas”, dice Rossi, que asegura que solucionar los problemas de electrónica de su moto “nos puede llevar meses.

Zarco va por libre

Lo peor para Yamaha es que el único piloto que miró cara a cara a las Honda fue Zarco, con el chasis de 2016, lo que no deja en buen lugar a Rossi y Viñales, los pilotos oficiales: “No sé si yo tengo que enseñar algo a Rossi y Viñales. Yo intento imitar el estilo de Lorenzo, que con la M1 iba muy rápido”.

Lorenzo da marcha atrás

Lo más extraño del test de Buriram fue la decisión de Jorge Lorenzo de subirse a la GP17, la Ducati de la temporada pasada. En Sepang, la GP18 iba como un tiro. “Es la mejor moto”, confirmaba Rossi. “Va mejor con mi estilo de pilotaje en el paso por curva”, confirmaba Jorge tras destrozar el récord de la pista.

Pero todo cambió en el circuito de Chang. La moto no iba y Lorenzo pidió a Ducati que le dieran la segunda montura de Petrucci para comparar. Ahora, el piloto español pide a Borgo Panigale una mezcla entre la GP18 y la GP17. “La necesitamos cuanto antes para ser competitivos. Mientras, en las primeras carreras, habrá que sumar el mayor número de puntos posibles”, insistía Lorenzo. Ahora ya no parece tan candidato al título como hace unas semanas.

Últimas noticias