ENTREVISTA OKDIARIO

Ricardinho: “No soy el mejor de la historia por haber ganado cinco Balones de Oro”

Ricardinho, jugador de fútbol sala del Inter Movistar. (Foto y vídeo: E. Falcón)

Acaba de ser elegido mejor jugador del mundo por quinta vez –cuarta consecutiva– pero lo que de verdad desea es que el fútbol sala crezca como deporte. Ricardinho (Gondomar, 1985) se entrena junto a sus compañeros de Inter Movistar con la misma alegría con la que se emplea en los partidos, y minutos más tarde atiende a OKDIARIO rodeado de trofeos en el museo del club. Aunque para el histórico equipo madrileño su mejor trofeo es poder contar con un jugador de ese calibre año tras año.

Pregunta.- ¿Qué se siente al ser elegido por quinta vez mejor jugador del mundo?

Respuesta.- Era el título que más quería ganar después de todas las cosas que hemos ganado con el club, era lo que más deseaba porque era hacer historia, el primer jugador en la historia del fútbol sala con tanta gente buena que ha pasado en este deporte, como Paulo Roberto, Schumacher, Daniel, Marquinho, Falcao… Ganar cuatro consecutivos en cuatro años en Inter Movistar y ser el primero en ganar cinco balones de oro. No es algo sólo mío porque hay mucho trabajo del club y la Selección, así que este premio es un poquito de todos, pero sí que me quedo muy feliz porque es un orgullo ver el reconocimiento a tu trabajo.

P.- Además de tu galardón, Velasco, Ortiz, Jesús Herrero y el equipo como mejor club también han sido premiados. ¿Qué tiene este Inter para estar gobernando en el mundo?

R.- No es algo nuevo. Inter tiene una historia que habla por sí misma. Sí que se nota mucho más porque antes de este cambio Inter pasó una fase mala en la que no ganaba nada, con el Barça un puntito por encima y el Pozo también. Con el trabajo de Jesús Velasco, el acierto en los fichajes que ha hecho el club… toda la familia trabaja para ganar títulos y tú cuando ganas títulos colectivos, los individuales normalmente aparecen, por lo que el reconocimiento es merecido.

P.- ¿Cuál es la principal diferencia entre el año en el que llegaste y el momento que ahora vive Inter?

R.- Yo veía un equipo con muchas dudas, no se creía tanto en su poder o su calidad. Yo siempre preguntaba a Ortiz que es un jugador con el que encajé mucho ‘¿Qué pasa, que Inter antes yo jugaba contra ellos y no ganábamos ni una vez?  Y ahora, ¿qué pasa?’ y él me decía que no sabía, que faltaba algo pero no sabía decir el qué. Ahora con el cambio y la creencia en Velasco y su juego de cuatro, que es algo único, los jugadores que fue fichando que encajaban en ese modelo de juego y también creer. Cuando ganamos la Copa de España a El Pozo –en 2014– a un segundo del final y antes en la semifinal al Barça, la gente empezó a creer que era posible. Ahora veo totalmente lo contrario, veo un equipo que se confía hasta demasiado en el partido, a veces vamos ganando por cuatro o por cinco y el equipo se relaja. Tenemos manías y vicios de campeón, pero también es bueno, ya que los demás piensan todo lo contrario, cuando empezamos apretando piensan ‘es que van a ganar otra vez’. Pero el hambre de ganar sigue, eso es lo más importante.

Ricardinho
Ricardinho durante la entrevista realizada por OKDIARIO. (Foto: Enrique Falcón)

P.- Con Ortiz tiene una relación especial que va más allá del terreno de juego.

R.- Yo soy un suertudo, porque he conocido a uno de los capitanes de Inter desde el principio, me abrió las puertas y me ha tratado super bien y me ha hecho creer que yo podía cambiar algo y ahora somos amigos, socios y hemos creado la academia de fútbol sala, vamos a hacer un tour este verano que el año pasado no pudo ser. Vamos a Japón, India… vamos a hacer un tour de coaching y entrenamiento, de poder jugar con los niños, nuestros valores como hemos empezado, que también es muy importante. Me toca ganar títulos con él aunque dentro de poco también sufrir con él con las selecciones. Hoy somos compañeros y amigos y en una semana y media seremos rivales, es lo que toca.

P.- En la Eurocopa –se disputa de 30 de enero al 10 de febrero en Eslovenia– se medirá a algunos de sus compañeros de Inter. ¿Qué posibilidades tienen Portugal y España de llevarse la victoria?

R.- La ambición es la misma, intentar ganar, pero luego hay un montón de factores. España tiene una historia, ya ha ganado y la gente la mira de otra manera. A Portugal le queda dar ese puntito. Hemos llegado una vez a semifinal y otra a la final, que perdimos con España. Tenemos jugadores jóvenes saliendo y otros que nos están ayudando mucho. Queremos estar entre los últimos cuatro porque al final si estás entre los últimos cuatro ya te quedas hasta el final y yo me quiero quedar hasta el día 10, y espero que ese día 10 sea tan importante como el 10 de enero ha sido para mí.

P.- ¿Ganar un trofeo con su selección nacional convertiría a Ricardinho en el mejor jugador de la historia?

R.- Yo siempre digo lo mismo, no caigo en el error de que por tener cinco balones de oro soy el mejor de la historia, no. Para mí el mejor jugador de la historia siempre va a ser Falcao por todo lo que ha hecho. Falcao fue el primer impulsor del fútbol sala, el primero que ha tenido un nombre y ha sabido ser ídolo. Faltaba alguien que llevara el fútbol sala a otro nivel y él lo ha hecho, por su forma de jugar, por sus maravillas, por el acercamiento a la gente… Esos valores yo intenté pillarlos para mejorarme a mí mismo, no sólo dentro de la cancha sino también fuera, porque es lo que falta. Faltan ídolos en este deporte, tu puedes hablar de muchos ídolos en fútbol y más allá de Messi o Cristiano. Ya tienes a Neymar, ya tienes a Mbappé, Lewandowski, tienes un montón de gente que idolatran y en el fútbol sala falta eso y falta que los jugadores lo acepten. Para mí, cambiaría cualquier Balón de Oro por un título con la Selección. Estás dando un título a tu país a tu nación, somos 10 millones y alegrar a 10 millones sería increíble. Cada vez que gano algo se me bloquea el móvil, lo tengo bloqueado desde hace dos días. No tengo cómo agradecerle tanto cariño a la gente.

Para ser el mejor jugador de la historia tienes que hacer mucho más que ganar cinco balones de oro o un título con tu selección. Si me preguntas si me siento el mejor en este momento sí, me siento el mejor, pero para mí, es un momento, porque pasas fases buenas y menos buenas.

P.- Puede que suene repetitivo pero es inevitable preguntarle. ¿Vamos a verle los próximos años en Inter Movistar?

R.- Para dejarlo muy claro, y yo y José María García siempre hablamos y lo dejamos muy claro porque así fue nuestra relación desde el primer minuto. Él quería renovar hasta 2022, pero yo le dije que sería mejor, por respeto mío al club, renovar sólo hasta 2020 para que él me vea si estoy bien. Puedo tener una lesión, puede que ya no me sienta bien en el club. Si ahora mismo me dices de firmar, firmaría aquí para siempre, terminar aquí, trabajar para el club… pero el mundo siempre da vueltas y yo quiero aprovechar al máximo este tiempo en el club y esta generación, porque un día vamos a tener que perder, es parte de la vida, el deporte es así. Tu vas ganando y los demás van teniendo más hambre, así que nosotros vamos disfrutando, hasta 2020 tengo contrato, todos los años va a salir gente preguntando cómo está la situación, lo que es bueno para mí y para el club. Es bueno para el fútbol sala que hablen los clubes con los jugadores, que salgan las noticias, que se hable del fútbol sala. Ahora mismo estamos todos contentos, Inter conmigo y yo con Inter, la afición y los patrocinadores están contentos, así que qué más puedo decir.

Ricardinho
Ricardinho habla para OKDIARIO. (Foto: Enrique Falcón)

P.- ¿Podría jugar para otro equipo en España que no fuera Inter?

R.- Yo siempre digo que en Portugal sólo jugaría en Benfica, pero imagina que por circunstancias familiares quiero ir a Portugal y Benfica no me quiere. ¿Dejo de jugar? No puedo. Yo en Portugal sólo jugaría en Benfica pero si el club no me quiere tengo que buscar otro. Aquí pasa lo mismo. Yo he tenido ofertas dos años consecutivos del Barça. El Barça ha venido dos veces diciéndome directamente ‘¿Qué ganas, X? Pues te damos Y’. Yo hablé con ellos una vez y dije que estaba triste con el Barça porque cuando quise venir a España no habían dado el paso y tuve que ir a Inter. Dos años después tuve que probar que era el mejor y ya me querían, pero las cosas para mí no se ven de esa manera. Tu valoras un jugador y crees en él, punto y final. Yo aquí en Inter les dije lo mismo, después de dos años que he pasado aquí, yo en España no juego en otro club, ahora si en el día de mañana me quieren echar y yo quiero seguir en la mejor Liga del mundo, pues ahí ya no es culpa mía, pero en España yo sólo jugaría en Inter, si Inter me quiere.

P.- Hay muchas personas que ven sus regates y goles en los resúmenes de televisión, pero no siguen el futbol sala. ¿Qué les puede decir para convencerles a que se enganchen?

R.- Es lo que estoy intentando. Yo no quiero salir, yo estoy hablando para que se empiece a hablar de fútbol sala. Yo ya he trabajado y conquistado tanto, junto con mis compañeros porque solo no juego, que mi imagen ya vende y quiero que los demás consigan eso. Por eso trabajo con Ortiz, por eso hablo de muchos jugadores, porque eso es lo que se necesita, que se empiece a vender, que se hable de esos jugadores, que no hablen sólo de un jugador sino de muchos, que se hable de Inter, del Barça de El Pozo, de todos. Mira lo que pasa ahora con Osasuna, con Magna, que ahora se empieza a hablar de ellos con Osasuna por detrás. Yo cuando hablo no quiero venderme a mí, por suerte y por dedicación ya tengo mi trabajo, tengo mis proyectos y mis patrocinadores viniendo detrás mía. Hay patrocinadores que me hablan y yo hablo con jugadores amigos y les digo ‘mira, este es el jugador indicado para ti’. Con Nike, que tengo contrato y voy a firmar ahora otros cuatro años, ya les indiqué tres o cuatro jugadores para que los firmaran y estoy intentando ayudar. Yo lo que quiero es terminar un día en el fútbol sala y decir ‘vale está ahí mi palmarés, pero se habla de fútbol sala’. Estamos trabajando para intentar que sea olímpico, y es muy difícil, en la última entrevista que di intenté meterle un poco de caña a FIFA a ver si espabila un poco con nosotros, que apueste más en fútbol sala y nos de un poco más de  espacio, yo quiero terminar un día y que se vea que los jugadores han crecido, que hay más dinero, más patrocinadores, más ídolos, y eso para mí es mi trabajo. El día que acabe y vea eso, estará mi conciencia tranquila.

Ricardinho
Ricardinho durante un entrenamiento con Movistar Inter. (Foto: Enrique Falcón)

P.- El gran objetivo por el que se trabaja es que el fútbol sala sea olímpico. ¿Quién tiene la culpa de que todavía no se haya dado ese paso?

R.- Creo que FIFA tiene mucho peso. Hoy en día cualquier modalidad es olímpica, y nosotros que estamos jugando hace no se cuantos años e intentando vender bien este deporte, no tenemos esa oportunidad. Que nos den una oportunidad por lo menos, a ver si vende, a ver si la gente lo quiere. El problema del fútbol sala es que la gente que está por detrás o no ha vivido del fútbol sala o piensa que es otro deporte, y eso no vende. Si tu eres un inversor y venden una cosa que no saben ni cómo explicarla, no vas a invertir dinero en ello. Tienes que intentar vender bien el fútbol sala y yo creo que no se vende bien. ¿Por qué se vende bien la Liga Española? Porque si miras comentaristas, patrocinadores hablando de los mejores jugadores del mundo, la mejor liga… la gente viene detrás. Hay que apostar bien y hacer que la gente con dinero entre en este deporte.

P.- Más allá de sus acciones individuales, hay otros gestos que han trascendido a los medios sobre el fútbol sala. Uno de ellos es su mensaje a Paco Sedano –portero del Barcelona– felicitándole por la renovación, otro, la extrema rivalidad con El Pozo Murcia…

R.- Me hablas de dos temas… ¿Cuál salió en la tele? La pelea con El Pozo. Al final la gente que está detrás está vendiendo este deporte mal. Ya no voy a hablar de Cristiano o Messi. ¿Tu ves a Pepe dando la enhorabuena a Joaquín por firmar un nuevo contrato? No. ¿Y por qué no vendes eso? Esto es fair play, esto es lo que la gente quiere. Y yo no tengo amistad con Paco fuera de aquí, ninguna, yo hablo con él, somos adversarios, él protege a un equipo que es mi máximo rival, y ¿por qué a mí me va a enfadar algo y no voy a quedarme contento de poder jugar contra los mejores y felicitarle? Es que se vende mal, se vende pelea, se vende el malo. Y si se vende el malo, cuando tu vayas a vender un proyecto a un inversor él te va a decir que se pelean en cancha y no lo bonito. Los regates míos se venden bien, aunque yo no los hago por eso, sino porque me gusta hacerlo, porque lo aprendí y creo que es bonito, eso es lo que falta. Hay que vender lo bonito del fútbol sala, es lo que falta.

P.- Neymar y Coutinho comenzaron jugando al fútbol sala y ahora son los dos jugadores más caros de la historia del fútbol…

R.- Salen un montón de ellos, la gente tiene que ver nuestro deporte de otra manera por ello. Ronaldinho, Ronaldo, Neymar… tienes un montón de jugadores, ves a Coutinho que ahora han salido los vídeos pero ya se sabía que jugaba al fútbol sala. Con el fútbol sala puedes mejorar la técnica, pisas más rápido, haces un regate con espacios más reducidos, vas depurando cosas que en el fútbol normalmente no depuras. Yo sé que en el Barcelona en categorías inferiores hacen entrenamientos de fútbol sala para que los niños mejoren la técnica y creo que es necesario para vender el fútbol sala. No solo hay que hablar, hay que actuar, que es lo que falta.

P.- Usted también comenzó jugando al fútbol, pero le obligaron a dejarlo con 14 años. ¿Cómo ocurrió aquello?

R.- Yo estaba jugando en un equipo y jugábamos contra otro equipo también bueno. En la fase siguiente estaba el Oporto. Yo destaqué y el entrenador del Oporto me invitó a hacer la pretemporada con ellos, pero justo cuando yo fui el entrenador había cambiado y bajaron a otro, que me dijo que era muy bueno y tenía mucha técnica, pero que era muy pequeño. Se mantuvo firme y me dijo que tenía que ir a otro equipo, pero sí no podía estar ahí por ser pequeño, ¿para qué iba a ir a otro, si no iba a crecer? Me dijeron que lo pensara bien y a partir de ahí dejé el fútbol. Era algo que me gustaba mucho porque jugaba desde los seis años, se me daba bien y metía muchos goles pero bueno, ya estaba encaminado para aquí, Dios lo quiso así y si no a lo mejor no sería como soy hoy en el fútbol sala.

P.- Ha ganado su quinto Balón de Oro, como Messi o Cristiano. ¿Qué opinión tiene de cada uno?

R.- Yo siempre tengo la misma opinión por más que duela, que la última vez que opiné sobre este tema ya me llevé una patada por atrás, pero yo soy muy firme y tengo mi personalidad. Yo me identifico mucho con Cristiano. Salió pronto de casa para triunfar, trabajó mucho, es portugués y está orgulloso de serlo porque siempre habla de Portugal y eso le convierte en un ídolo y me deja orgulloso, pero para mí Messi es de otro planeta, juega de otra forma. A mí me gusta el juego de Messi porque se parece mucho a mí, o yo me parezco a él, que parece que estoy diciendo que soy mejor que él. Yo creo que es un juego que me identifica más, con el balón pegado al pie, muchos goles, ninguno de ellos creo que tenga mi alegría jugando, porque yo soy muy divertido, pero en manera de jugar creo que mi estilo es más de Messi. Para mí Cristiano es más completo, pero son distintos, con uno me identifico en una cosa y con otro en otra. A lo mejor ellos no se identifican en nada conmigo (risas) pero lo importante es que sean ídolos, que sigan ganando, porque el deporte gana y yo seguiré intentando ganar más balones de oro como ellos.

Comentar

Últimas noticias