Copa del Rey: Real Madrid - Melilla

Asensio ha vuelto y amenaza el puesto de Bale

asensio
Asensio celebra junto a Odriozola uno de sus goles. (Getty)
Comentar

Marco Asensio brilló con luz propia ante el Melilla

El balear, jugando en la derecha, amenaza la titularidad de Bale

Marco Asensio ha vuelto a ser el futbolista que el Santiago Bernabéu espera de él. Ese jugador imponente, que encara, al que se le caen los goles y asiste a sus compañeros si el equipo rival le intenta amordazar. El balear hizo una primera parte escandalosa contra el Melilla en un partido que estaba para reivindicarse y que espera que alguien tirase la puerta abajo.

Candidatos había muchos. Mariano quería marcar, Vinicius Jr gustar, Isco reconciliarse y el que finalmente calló muchas bocas con su juego fue un Asensio –no ‘Ausencio’ como le llaman sus detractores– jugando por la banda derecha y destrozando a la zaga visitante con su desparpajo.

Tras un buen cuarto de hora del Melilla, Asensio tomó los galones que se le presuponen para convertirse en el amo y señor del partido de Copa del Rey. Jugando por la derecha –el coto de caza privado de Gareth Bale y últimamente de Lucas Vázquez–, Marco demostró que ese es su sitio y que sólo necesita confianza para dar réditos.

Inició el primer gol madridista pasada la media hora arrancando desde la medular, dejando a varios rivales por el camino con desborde y finalizando con su zurda de tiro cruzado. Un golazo, sin apelativos, que dejó bien claras las cualidades de Asensio: velocidad, descaro, disparo preciso y gol.

Pero Asensio quería más y más. La puerta estaba lista para ser derribada y dos minutos después tras una galopada por la izquierda de Vinicius demostró nuevamente que tiene instinto asesino. Remató de primeras el centro del brasileño y definió por el palo corto. Otro ejemplo de todo su potencial.

Y por si fuera poco, el balear terminó la primera mitad regalando el tercer gol a Javi Sánchez. Esperó a que el central estuviese habilitado para poner un centro por encima de los defensas rivales y dejar a su compañero sólo contra el arquero rival.

El show no terminó en la primera mitad. En la segunda, bajando un poco el pistón, dejó sólo a Odriozola con el portero rival con un pase picado, pero su compañero fue derribado en un penalti indultado al Melilla. A 15 minutos del final, Marco sacaría de nuevo la moto para iniciar la jugada del quinto gol atrayendo a toda la defensa rival y dejando en bandeja el tanto que ansió durante todo el encuentro Vinicius.

El madridismo se ha vuelto a ilusionar con la reaparición de Asensio, un futbolista llamado a marcar época si tiene confianza. Solari tomó buena nota de ello.

Últimas noticias