Final Copa Libertadores 2018

Confidencial: indignación en la Policía Nacional por el River – Boca

Comentar

La Policía Nacional está indignada y preocupada por el River - Boca de la Final de la Copa Libertadores 2018 que se celebrará el domingo en el Bernabéu

La seguridad se podría ver debilitada en unas fechas en las que habrá una gran afluencia de turistas en Madrid

El partido que enfrentará a River Plate y Boca Juniors el próximo domingo en el Santiago Bernabéu será un acontecimiento histórico. Por primera vez una final de la Copa Libertadores se disputará fuera del continente sudamericano. Todos los aficionados del fútbol luchan por poder asistir al encuentro, pero hay unos protagonistas que están muy molestos por la decisión que aceptó el gobierno de Pedro Sánchez.

Fuentes policiales han explicado a OKDIARIO que es una “auténtica locura” que 5.000 efectivos (3.000 Policías Nacionales y 2.000 Guardias Civiles) se destinen el domingo 9 de diciembre a velar por la seguridad del partido, teniendo en cuenta que Madrid estará repleta de turistas. Por lo tanto, la seguridad se verá mermada. En otros puentes se ha llegado a contabilizar la llegada de 600.000 visitantes a la capital de España, a los que hay que sumar los residentes en la ciudad que aprovechan esos días para visitar los lugares más céntricos. Madrid se va a colapsar y las unidades de Seguridad Ciudadana tendrán que estar pendientes de un partido que es un auténtico desconocido para ellos.

Además, no podemos olvidar que España sigue en nivel 4 de alerta terrorista, por lo que diferentes puntos estratégicos deben de estar especialmente vigilados. La duda es si se podrá mantener esa seguridad durante el domingo.

Sin tiempo ante desconocidos

Por otro lado, la Policía Nacional muestra su asombro por el poco tiempo que han tenido para preparar este partido. Habitualmente en un encuentro de alto riesgo al que van a llegar aficiones extranjeras se necesita como mínimo un mes para organizar un dispositivo acorde, no una semana como van a tener en esta ocasión. “Para un evento así se necesitan al menos dos meses, no diez días”, cuentan desde la Policía Nacional a OKDIARIO.

Este poco tiempo que han tenido para preparar el dispositivo de seguridad provoca que la Policía nacional no tenga información suficiente para controlar a las barras bravas ni de River ni de Boca. Aunque policías argentinos se desplazarán a España para apoyar y la CONMEBOL habría facilitado un informe donde se especifica que personas no pueden pasar al estadio, parece insuficiente a la hora de asegurar el partido con mayor riesgo que ha visto Madrid.

Antes, durante y después

La seguridad no se centrará en el partido. Durante toda la semana diferentes agentes han estado por las inmediaciones del Santiago Bernabéu inspeccionando la zona, las alcantarillas y el subsuelo. Hay que tomar todo tipo de precauciones. Por ello, también están vigilando a los Bukaneros, grupo radical del Rayo Vallecano, que está aliado con los ultras de River Plate, para que no se enfrenten con los aficionados de Boca. Hay que recordar que el grupo madrileño ya protagonizó incidentes durante el último Rayo – Barcelona.

En el día del partido, el objetivo es que los aficionados que lleguen al Aeropuerto Madrid – Barajas Adolfo Suárez vayan directamente en autobuses a las Fan Zone que se organizarán de cada equipo. Por lo tanto, los de River irán a la plaza de Cuzco, mientras que los hinchas de Boca estarán en el puente de la calle del Raimundo Fernández Villaverde, frente a una conocida superficie comercial.

Durante toda la jornada el objetivo es que ninguna de las aficiones se junte. De alguna manera, el momento de mayor control se vivirá durante el partido, ya que parece complicado que dentro del Bernabéu se produzcan incidentes graves. Tras el encuentro llegará el después y los horas más tensas. Los aficionados de ambos equipos andarán libres por Madrid y los altercados se pueden producir en cualquier momento. Aquí es donde la Policía Nacional deberá tener más cuidado.

Últimas noticias