Mundial de Rusia 2018

Griezmann y Mbappé, una pareja Mundial

Griezmann y Mbappé, una pareja Mundial
Kylian Mbappé y Antoine Griezmann celebran uno de los goles de Francia contra Croacia en la final del Mundial. (Getty)
Comentar

Griezmann y Mbappé se proclamaron campeones del Mundial 2018 después de anotar un gol cada uno en el Francia 4-2 Croacia

Era el día para no fallar. Todo el planeta tenía la puesta su mirada en el Luzhnikí, donde Francia y Croacia disputaban la final del Mundial 2018 celebrado en Rusia. Era la fecha en la que Griezmann y Mbappé podían aprovechar para dar un paso al frente para asentarse entre los mejores del mundo.

Cierto es que ninguno de los dos futbolistas hizo el partido de su vida, pero ahí estuvieron cuando su selección le necesitó. Pasado el primer cuarto de hora de juego, Antoine Griezmann tocó uno de sus primeros balones, provocando una falta que instantes después sería de gran importancia. El del Atlético de Madrid la botó, con la mala fortuna -para los croatas- que Mario Mandzukic, su ex compañero en el cuadro colchonero, metió la pelota en su propia portería.

1-0 arriba para los galos con un Griezmann que había participado en el primer tanto. Empató Perisic a los pocos minutos, devolviendo las tablas al marcador, pero la igualada no duraría tanto. El Principito volvería a aparecer. Esta vez desde los once metros después un polémico penalti del goleador croata. Subasic se vence a su izquierda, Antoine dispara a la derecha del arquero y gol para Francia.

Tras el descanso ambos futbolistas ofrecieron una mejor versión. Kylian Mbappé, que durante los primeros 15 minutos de partido sólo apareció en defensa, empleó este primer cuarto de hora del segundo tiempo de otra manera. Primero, con un carrerón -similar al que hizo contra Argentina- que dejó atrás a Vida pero que finalmente falló ante Subasic.

Mbappé se suma a la fiesta

Minutos después, otra carrera endiablada. Mbappé volvió a poner el turbo con el que llegó a línea de fondo se la dio a Griezmann, que no dudó en dejársela en bandeja a un Pogba que la metió en la portería croata al segundo intento. Sentenciaban los franceses con el 3-1.

Sin tiempo para pestañear, Lucas Hernández se marcó una gran jugada individual por la banda izquierda. El del Atleti se detuvo y buscó compañero. Aparecía Mbappé por detrás de la media luna del área. El balón llegó a Kylian, que sin mucha oposición pudo colocarse a su gusto y sacar un latigazo cruzado con su pierna derecha al que nada pudo hacer el guardameta croata. 

Mbappé fue adueñándose de la banda derecha de los suyos, hasta que Deschamps optó por dar entrada a Fekir por Giroud. A partir de ahí el del PSG ocupó el puesto de delantero centro, jugando por delante de un Griezmann que actuó de mediapunta durante los 90 minutos que duró la gran final de Luzhnikí.

Croacia metió el miedo en el cuerpo a Francia. O más bien lo hizo Lloris con su fallo garrafal. 4-2. Pitido final. Los galos ganan la Copa del Mundo. Griezmann y Mbappé, campeones del mundo liderando el ataque de la selección gala de principio a fin del torneo. Todos les reclamaban, y ahí estuvieron.

Últimas noticias