Mundial de Rusia 2018

Croacia sigue con ‘Vida’ en el Mundial

Croacia sigue con ‘Vida’ en el Mundial
Comentar

Croacia se impuso por 3-4 en los penaltis a Rusia después del 2-2 final y estará en las semifinales del Mundial

Croacia se clasificó para las semifinales del Mundial 2018 después de imponerse a Rusia en la tanda de penaltis por 3-4. Ambos equipos decidieron el partido en la lotería de las penas máximas después de un agónico a la par que épico 2-2 durante el tiempo reglamentario y la prórroga.

Era el partido de España. El partido en el que todos queríamos estar. ¿Cuántas veces se habrá escuchado a lo largo del día eso de “ahí deberíamos haber estado nosotros”? Pero el fútbol es así, unas veces la fortuna te sonríe y otras no. Le tocaba a Rusia y Croacia disputarse un puesto en las semifinales del Mundial, en las que Inglaterra ya esperaba después de vencer a Suecia. 

Arranque de alto voltaje en Sochi. Partido de vida o muerte, nunca mejor dicho. Ninguno de los dos querían desperdiciar ni un segundo, y desde que rodó el balón mostraron sus cartas. Tanto Croacia como el combinado anfitrión salieron con mucha intensidad en busca de un primer tanto que no llegaría hasta la media hora, pero vamos por partes.

Miles de gargantas rugían en el estadio para animar a los suyos. Rusia jugaba en casa y la motivación era extra. Aún así, la calidad de Croacia era mayor. La selección ajedrezada controlaba el balón y marcaba el ritmo del partido a la espera de que Mandzukic, Rebic o Perisic cazaran alguna.

Rusia golpea y Croacia responde

Mientras unos trataban de cazar y no estaban acertados, apareció uno de los depredadores del Mundial: Denis Cheryshev. El futbolista del Villarreal tiró una pared con Dzyuba antes de cargarse a la pobre araña que tenía instalada su casa en la escuadra de la portería que defendía Subasic. Locura total en el cuadro dirigido por Cherchésov.

Pero como todo día tiene su noche, toda alegría tiene su pena. Diez minutos más tarda igualaba la contienda el cuadro croata. Mandzukic se interna por la banda izquierda sin nadie que le impida el paso y con el tiempo necesario para pensar. Lo que visualizó en su cabeza lo recreó a la perfección. Centro picadito atrás y la cabeza de Kramaric que aparece para hacer el empate. 

Con tablas a uno se llegó al intermedio. Había que recuperar energía. Ninguna de las dos selecciones quería llegar a las semifinales del Mundial con dos prórrogas a la espalda y desde que arrancó el segundo acto se vio el mismo guión sobre el tapete verde. Kramaric intentó romper el empate con lo que podía haber sido un golazo. La chilena del delantero croata fue manso a los guantes de Akinfeev.

Mientras haya ‘Vida’, hay esperanza

Luka Modric comenzaba a aparecer y fue dejando unas pinceladas de su calidad. Sus compañeros le necesitaban y desde que empezó a participar más, el juego de su equipo lo agradeció. Una jugada que inició el centrocampista del Real Madrid terminó con un remate de Perisic estrellándose en el palo.

Pasaban los minutos y el cronómetro se acercaba al 90′ de la misma forma que el partido parecía abocado a la prórroga. Un destino al que ninguno quería llegar. No se rindió una Croacia que lo siguió intentando en el tiempo de descuento. También probó fortuna Rusia, poniendo a prueba a un Subasic que había sentido unas molestias en el muslo. No sonó la flauta y había que acudir al tiempo extra.

La casta y pundonor croata se estrellaba contra el muro defensivo creado por Rusia. Los anfitriones buscaban la gloria en una contra, pero los pies no daban para más. Pocas fuerzas le quedaban a ambas selecciones, pero Vida le dio vida a Croacia, disculpen la redundancia. El defensa del Besiktas rompió el empate gracias a un cabezazo, convirtiéndose en más que un tanto. Era un chute de energía, un subidón de adrenalina para los suyos, que veían la semifinal ya en el horizonte.

Pero tener a un jugador que se llame Vida en tu plantilla no te da ningún privilegio para hacer tuyo el refrán ‘mientras haya vida, hay esperanza’. Se lo adjudicaron también los rusos, que a falta de cinco minutos para que acabase la segunda mitad de cabeza veía como Fernandes remataba al fondo de la red una falta botada, de forma idéntica a la de Griezmann contra Uruguay, por Dzagoev. Otra vez empate. Otra vez destinados a los penaltis. 

Subasic dio un golpe de moral a sus compañeros al detener el primer penalti chutado por Smolov. Brozovic sí atinó y dio la ventaja a los suyos desde la primera ronda de lanzamientos. Anotó Rusia y erró Kovacic. Otra vez. Otra vez todo igualado. Falló Fernandes y metió de la forma más agónica Luka Modric. Vida volvió a romper la igualada en la cuarta manga y Rakitic marcó el definitivo, dejando con ‘Vida’ a Croacia en el Mundial 2018.

Últimas noticias