Mundial 2018 Rusia

Subasic se viste de héroe para meter a Croacia en cuartos

Subasic se viste de héroe para meter a Croacia en cuartos
Croacia se impuso a Dinamarca en la tanda de penaltis.
Comentar

Sufrió de lo lindo Croacia ante Dinamarca, pero el combinado balcánico ya está en cuartos de final del Mundial de Rusia tras vencer en octavos a los nórdicos en la tanda de penaltis. Subasic fue el héroe deteniendo tres de las cinco penas máximas lanzadas por los daneses y Modric pudo resarcirse de un penalti fallado en los últimos minutos de la prórroga.

El arranque del encuentro fue de auténtica locura. En el minuto 1, un saque de banda de los daneses acabó en el primer gol, obra de Jorgensen tras una serie de rechaces en el área de los balcánicos. Jarro de agua para los croatas, que se repusieron muy pronto. En el 3′, tras una jugada por la banda derecha, Mandzukic cazó un balón en el área y fusiló a un Schmeichel que no pudo hacer nada para evitar el empate.

Empezaba un partido nuevo tras un inicio frenético, divertidísimo para el espectador. Croacia empezó a adueñarse del balón poco a poco. Rebic y Vrsaljko hacían bastante daño a Dinamarca por la banda derecha, mientras que Dinamarca aceptaba el papel de esperar más ordenada para tratar de salir rápido en las contras.  Al filo de la media hora, ambas selecciones pudieron adelantarse en el electrónico, pero los porteros salvaron a sus respectivos equipos.

Lovren tuvo otra gran ocasión en el 38′ tras una falta botada por Modric, pero su cabezazo se marchó desviado por muy poco. Pero Dinamarca no se achantaba, más bien lo contrario. Un centro envenenado de Eriksen estuvo a punto de convertirse en el 1-2, pero el balón acabó golpeando en el palo. El paso por los vestuarios no pareció sentir bien a ninguno de los dos equipos, que salieron tras el descanso con menos ritmo e intensidad.

Digna Dinamarca

Croacia no terminaba de encontrar su juego y Dinamarca iba de menos a más en el partido. Los nórdicos tenían más claras las ideas y tuvieron opciones hasta para adelantarse, pero conforme llegaba el final ambas selecciones se centraban más en no cometer errores que en atacar, sabedores de que un gol en contra suponía prácticamente la eliminación. Hubo llegadas por ambos lados, pero no ocasiones claras, por lo que el duelo se marchó a la prórroga.

Daba la sensación de que Croacia tenía que dar un paso adelante para evitar llegar a la tanda de penaltis, pero los daneses siguieron muy bien plantados en la prórroga y a los balcánicos les costaba mucho llegar con peligro al área de Schmeichel. La entrada de Pione Sisto dio mucha frescura en ataque a Dinamarca, pero fue Croacia la que tuvo el partido en el minuto 115. Un pase genial de Modric dejó a Redic solo mano a mano con el meta danés y el atacante fue objeto de penalti. El jugador del Real Madrid fue el encargado de lanzar la pena máxima, pero Schmeichel adivinó la intención del ’10’ y logró forzar la tanda de penaltis. Y en la lotería de los lanzamientos desde los once metros fue Croacia la que se llevó el gato el agua, con tres penaltis parados por Subasic y tres anotados, uno de ellos de Modric, que pudo resarcirse de su error previo.

Últimas noticias