CHAMPIONS LEAGUE: JUVENTUS VS TOTTENHAM

El Tottenham le amarga la fiesta a Higuaín

Higuaín
Comentar

Un partido loco y rompepronósticos comenzó con el Tottenham vencido por la determinación de Gonzalo Higuaín y finalizó con los de Pochettino como favoritos para pasar a cuartos de final de la Champions League frente a la Juventus. Un doblete del Pipita en su competición gafe –que pudo ser hat-trick de no haber fallado un penalti– fue remontado por un serio conjunto inglés que nunca perdió cara al encuentro y por medio de Kane y Eriksen igualó una serie en la que los goles fuera de casa pasan a tener una importancia mayoritaria.

Gonzalo Higuaín se erigió en el gran protagonista de la primera mitad. El delantero argentino rompió con todos los pronósticos, tanto del partido como de su actuación personal, con una notable volea que batía a Lloris para poner el 1-0 con poco más de 60 jugados de partido. El equipo imbatible, con un gol recibido en los últimos 16 partidos oficiales, se adelantaba en la eliminatoria.

El paso hacia la siguiente ronda parecía importante, pero la sensación de cuartofinalista que transmitía la Juve se acrecentó en el minuto 8, cuando una caída en el área del Tottenham era señalada como penalti por Felix Byrch. Higuaín volvió a armarse de valor y cruzó la pena máxima fuera del alcance de la estirada de Lloris, que veía como el delantero que tantas veces pareció gafado en Champions anotaba un doblete en menos de diez minutos. El Tottenham comenzaba a despertar del sueño.

La virtual disociación del Tottenham de la presente edición de la Champions liberó de presión al cuadro dirigido por Mauricio Pochettino, que comenzó a tejer juego, correspondido con oportunidades para, al menos reducir distancias en un corto periodo de tiempo. Apareció Buffon en dos ocasiones como freno milagroso, pero a la tercera y tras rozar Higuaín el hat-trick con una espectacular maniobra, Harry Kane demostró su tronío y batió al histórico meta italiano con una definición que se enseña todos los días en las escuelas de fútbol. El interés del Real Madrid por el ariete no es casual, no hay muchos como él en el mundo.

La frenética primera mitad no paró ahí y el marcador aún pudo moverse hasta en dos ocasiones. Marró Dele Alli un remate franco de cabeza para poner las tablas y silenciar el Juventus Stadium y acto seguido, una acción de Douglas Costa por la izquierda fue frenada de manera grosera por Aurier, con un penalti que volvía a enfrentar a Higuaín y Lloris en un duelo de poder a poder. De nuevo adivinó el cancerbero, y el Pipita en esta ocasión decidió golpear con fuerza y sin tanta dirección, por lo que el palo repelió el supersónico chut del argentino, precediendo al pitido del descanso y los pensamientos de la afición bianconera de lo que pudo haber sido si su ‘9’ hubiera completado el triplete.

Si era poco esperado el brote goleador en la primera mitad, qué decir de la relajación de la Juventus en la segunda mitad. La histórica escuadra transalpina comenzó a jugar con fuego y acabó quemándose. Una falta de Eriksen se juntó con un fallo de Buffon para voltear el favoritismo en la serie, que pasaba a estar del lado de Pochettino. Los goles de Higuaín ya no tenían valor y Wembley decidirá al cuartofinalista con las mejores papeletas para el Tottenham.

 

Últimas noticias