GP Canadá F1 2018

Sebastian Vettel se hace con la pole en el GP de Canadá con Fernando Alonso fuera de la Q3

sebastian-vettel
Sebastian Vettel con el Ferrari en Canadá
Comentar

La Fórmula 1 volvió a recuperar un carisma olvidado, un estigma cicatrizado que parecía imposible de abrir en estos tiempos híbridos. El sábado se vistió de domingo dibujando una salida constante, un lucha contra el crono que mejoraba a cada giro por el legendario circuito canadiense. En Estados Unidos se deben guardar el odio a su vecino cuando se trata de Fórmula 1: no hay ningún trazado como el Gilles Villeneuve. Y allí, por primera vez en mucho tiempo, Sebastian Vettel destronó a Hamilton.

Rompió la historia de un piloto ligado a un circuito: aquí empezó todo para el británico. No hubo cuarta pole seguida, la séptima aquí para LewisSebastian Vettel completó el enésimo capítulo de la leyenda renaciendo en una temporada donde Ferrari aprieta y ahoga. La sinfonía italiana sonó por cada muro canadiense reduciendo el ímpetu de una Mercedes que no supo competir con el hiperblando.

Así las cosas, la clasificación arrancó desordenada: Romain Grosjean y su Haas rompiendo su evolucionado motor Ferrari sin ni siquiera rozar la pista. Barbacoa en la calle de boxes para arrancar la clasificación. La Q1 fue un constante sudor frío para McLaren. El abismo se levantó a tan sólo unas milésimas de sus narices: se colaron en Q2 de milagro. En la última vuelta, con el reloj a cero. Demasiado esfuerzo para empezar.

Como un calentón en la Croix-de-Fer, el ascenso a L’Alpe d’Huez fue imposible para una McLaren que ya no engaña: el problema no es el motor Renault. Son el peor equipo motorizado por los franceses casi siempre… y esto ya suena raro. El humo de Woking suena más a quemado que a máquina engrasada. Fernando Alonso volvió a engancharse en la Q2, rezando por alcanzar unos puntos que, como siempre, dependerá de circunstancias de carrera y no de ritmo. Para retirarse. Sainz volvió a traer buenas noticias: saldrá octavo. No falla.

La esquizofrenia se apoderó del asfalto canadiense durante unos minutos. Una bendita locura de morado en la que triunfó Sebastian Vettel. Su Ferrari apretó como nunca para subirse de nuevo a las barbas de Mercedes. Verstappen no se ahogó cuando se aprietan las tuercas. Se jugó. Sebastian Vettel lo logró, Bottas lo rozó y Hamilton, cuarto, se hundió. Verstappen, tercero, también avisa para la carrera. La primera curva promete continuar un espectáculo que, desde hace tiempo, creíamos olvidado.

Clasificación del GP de Canadá
Clasificación del GP de Canadá

Últimas noticias