FÓRMULA 1

El motor Renault es casi el mismo de los test: evolucionará en el GP de Canadá

mclaren-renault-vandoorne
Stoffel Vandoorne con el MCL33 de McLaren
Comentar

Una situación dispar, de mundos enfrentados en la distancia, Madonna y Santa Teresa de Calcuta. Un pozo, como el que canta Izal, del que salen sin ni siquiera saber como haber llegado. Honda hundió a McLaren en un vertedero de inutilidad del que era imposible salir. Ahora, de la mano de Renault, han encontrado ese lugar paralelo en espacio y tiempo que poco tiene que ver con chapotear entre despojos.

Así las cosas, con Renault disfrutan de una situación más cercana a la realidad de los puntos, esperan un salto más allá del simple top ten que les sitúe entre los tres mejores de la parrilla. Mientras en Woking no descansan para despertar un chasis dormido durante años, los franceses se lo toman con calma para realizar mejoras importantes en su unida de potencia.

De hecho, ahora mismo están utilizando una versión tímidamente modificada a la utilizada durante los test en Barcelona. La obsesión con alcanzar fiabilidad ha reducido la posibilidad de potenciar el rendimiento del motor Renault. De momento los franceses optan por mejorar la primera versión de este 2018 con algún avance en el mapa motor, como sucedió en China, y poco más.

Mientras los británicos tratan de reducir la distancia a través de las actualizaciones del chasis, notable la vista en el GP de España, Renault tiene preparada su gran mejora en Canadá. Allí tienen pensado, en principio, traer la segunda versión de su motor. Una actualización importante para los intereses de McLaren, Red Bull y la propia Renault para poder alcanzar al tren delantero. La idea: ganar medio segundo durante la temporada. Lentos… pero seguros. Un exceso de tiempo que puede provocar más dudas en un Fernando Alonso que no lo tiene claro con la Fórmula 1. Quizá, cuando se den cuenta, ya es demasiado tarde.

Últimas noticias