FÓRMULA 1

Los neumáticos condenan a Hamilton

Mercedes
El nuevo Mercedes W09 no está consiguiendo los resultados que se esperaban de él tras una pretemporada en la que asustó a la competencia con su rendimiento. (getty)
Comentar

Cuando acabaron los test de pretemporada de Fórmula 1, todo el mundo dio por hecho que Mercedes iba a dominar con mano de hierro el mundial. De hecho, la primera sesión de clasificación del año en Australia nos dejó una pole position espectacular de Lewis Hamilton que parecía confirmar los pronósticos. Pero no, en las Antípodas el Safety Car arruinó la fiesta alemana, mientras que las dos siguientes carreras mostraron muchas más debilidades de las que nadie esperaba en el W09. Pero, ¿qué es exactamente lo que le pasa a este monoplaza?

Más allá del rendimiento aerodinámico o el del motor, lo más importante en un coche de carreras es hacer trabajar bien los neumáticos. Obviamente, todo influye para ello, pero es ahí donde está el gran déficit del Mercedes W09. Salvo en Australia, donde solamente la suerte evitó su victoria, los alemanes han visto como bien no son capaces de calentar las gomas como deben, o bien se pasan. El resultado en ambos casos es un importante déficit de agarre que perjudica seriamente su ritmo.

“A día de hoy, tenemos un problema con los neumáticos. En China incluso tuvimos que recalentarlos en algunos momentos. No estamos en una buena posición. A veces enfriamos demasiado las ruedas y otras veces las sobrecalentamos”, ha reconocido un Toto Wolff que además no es optimista en cuanto a una pronta solución del problema. “En la Fórmula 1 no puedes arreglar nada rápidamente. Hemos visto que la competitividad de los monoplazas ha evolucionado de forma muy rápida en tres carreras, así que está claro que todavía tenemos mucho que entender acerca de nuestro coche y nos queda mucho camino para encontrar la forma en la que funcionan los neumáticos en el mismo. Tenemos mucho trabajo por delante”.

Además de las evoluciones aerodinámicas que vayan presentando para generar más agarre, lo único que puede hacer Mercedes es seguir trabajando con los diferentes reglajes que permita su monoplaza para lograr que los neumáticos Pirelli trabajen en la ventana de temperatura óptima. ¿Cuándo lo lograrán? Esa es la pregunta del millón. Y, seguramente, de la que dependa el resultado del presente mundial.

Últimas noticias