FÓRMULA 1

Alonso tenía razón en 2007: “Ron Dennis prefería que ganase Hamilton”

hamilton alonso
Un antiguo mecánico de McLaren ha relatado en su nuevo libro con pelos y señales cómo fue el polémico año 2007 en el que nació la rivalidad entre Lewis Hamilton y Fernando Alonso. (Getty)

La temporada 2007 de Fórmula 1 fue una de las más polémicas y emocionantes de la historia. Además, fue el comienzo de una rivalidad eterna entre dos pilotos de época como Fernando Alonso y Lewis Hamilton. Entonces, el español era el vigente campeón del mundo, mientras que el inglés era un prometedor debutante. La velocidad de Lewis sorprendió a propios y extraños, colocándole en liza por el título, algo que nadie supo gestionar. Ni un equipo que veía con muy buenos ojos su triunfo por encima del de Alonso, ni un Fernando que empezó a ver fantasmas que se acabaron convirtiendo en macabras realidades. Así lo confirma Marc Priestley, que fue mecánico de McLaren entre 2000 y 2009, en su nuevo libro.

“Yo estaba en el medio de todo y es justo decir que se odiaban el uno al otro al final de aquella temporada. Lewis contaba con la protección de McLaren y Dennis. Él sabía que contaba con ese apoyo y con el apoyo de los medios de comunicación ingleses mientras que Fernando, el campeón y considerado ampliamente por todos como el mejor piloto del momento, estaba en un equipo inglés con un piloto inglés. Estaba totalmente convencido de que Ron y todo el equipo apoyaban a Lewis, algo que al principio no era así, pero cuando la relación se rompió del todo entre Fernando y el equipo, creo que Ron realmente quería que Lewis ganara el título en la segunda mitad de temporada. De esta forma se demostró que Fernando estaba en lo cierto, al menos en su propia mente”, afirma Priestley.

Esta rivalidad llevó a McLaren a tener un ambiente totalmente enrarecido, en el que parecía haber dos equipos diferentes dentro del mismo. Esto, además, acabó haciendo que los británicos perdiesen el título de pilotos a pesar de tener el mejor coche y a los mejores pilotos. El de constructores ya lo habían perdido hacía un tiempo por el caso de espionaje a Ferrari que el propio Alonso ayudó a destapar. “Fernando y Lewis no trabajaban juntos nada. Los dos equipos de los dos coches cada uno estaba con su piloto y cerraban filas alrededor de su hombre. Se creó una enorme división en el equipo, como un muro en el garaje. Esta separación del equipo provocó que no ganáramos el mundial. Estábamos distraídos en las peleas internas y no nos centramos en lo que estaba haciendo Ferrari, con lo que lograron el título en la última carrera. Teníamos el mejor coche al final de año, a los dos mejores pilotos y sin embargo no nos llevamos nada”.

Comentar

Últimas noticias