Pinot se llevó la etapa; Valverde y Mas cedieron tiempo

Yates revienta la Vuelta en La Rabassa

Yates
Pinot celebra el triunfo en La Rabassa. (AFP)
Comentar

Golpe casi definitivo a la Vuelta a España de Simon Yates. El ciclista inglés es el hombre más fuerte de la general y lo demostró con una auténtica exhibición camino de La Rabassa, en la que dejó por el camino a Mas, López y un Alejandro Valverde sin piernas y perjudicado rotundamente por la estrategia de Movistar. Pinot, que junto a Kruijswijk fue el único que pudo seguir el ritmo de Yates, se hizo con el triunfo parcial al superar al héroe del día en la última rampa.

Andorra se asomaba como juez final de la Vuelta a España, con una de las generales más abiertas de los últimos años. El sueño español estaba duplicado merced a la épica de un veterano histórico como Valverde y el empuje de un imberbe Enric Mas. El pasado y el futuro pugnaban por derrocar al presente, reflejado en un Simon Yates que después de su fracaso final en el Giro, no quería desaprovechar su segunda oportunidad de estrenarse en una grande.

El terreno llano de los primeros tres cuartos de etapa ejercerían de lanzadera a una ascensión, larga y tendida, a La Rabassa. Un puerto estilo Tour que ya se le había atragantado a Valverde en 2008, pero que él aseguraba que “no se me da mal”. Mas, a la expectativa por el podio que lucharía con Kruijswijk y López, y un Nairo derrotado que prometía trabajar para Alejandro, su ‘nuevo’ jefe.

Una vez pasado el intrascendente llano, en el que Movistar tiró en gran medida para poder luchar cuanto menos por las bonificaciones, comenzó la ascensión que no aseguraba decisión, pero sí podía poner en aprietos al líder de la general. Una vez pasados cuatro kilómetros, pero con más de 12 por escalar, Movistar envió a Nairo de avanzadilla en una maniobra poco comprensible, teniendo en cuenta las piernas de las que ha hecho gala el colombiano.

A la compañía de Kruijswijk pronto se sumó la de Pinot, y llegados los diez kilómetros, Yates arrancó contra todo pronóstico dejando en la estacada a Mas, López y un Valverde que se quedó solo junto a Carapaz, que minutos después se decolgaba. Nairo, mientras tanto, sufría a rueda de Yates dejando las pocas fuerzas que le quedaban y aislando a un Valverde al que no se le veía con las mejores piernas.

Movistar volvía a quedarse en tierra de nadie y con media vuelta perdida, mientras Yates dejaba a todos boquiabiertos con una exhibición a la altura de muy, muy pocos ciclistas en el pelotón. La valentía, al contrario de lo sucedido en el Giro, le jugaba una buena pasada a Simon, que pudo permitirse el lujo de no disputar el triunfo parcial a Pinot, con el aliciente de atar más de media Vuelta a la espera de lo que suceda en La Gallina.

 

Últimas noticias