Supercopa Endesa: Los blancos superaron a Baskonia en la final

El Real Madrid recupera el trono de supercampeón (80-73)

Real Madrid
Sergio Llull entra a canasta. (EFE)
Comentar

Llull, Campazzo y Prepelic, entre los destacados

Buen rendimiento de Baskonia, que peleó hasta el último minuto

Dominador absoluto en España y confirmado como uno de los grandes de Europa, el Real Madrid se había destapado como rey, pero había dejado de ser Supercampeón. El equipo blanco recuperó la corona que se le había atragantado los tres últimos años tras derrotar en la final de la Supercopa Endesa a un Baskonia que peleó hasta el final pero no pudo (80-73) con un equipo con un fondo de armario espectacular y siempre dispuesto a dar la talla en los días importantes.

El Real Madrid llegaba en mejor forma que en ediciones anteriores, como confirmó Pablo Laso, pero la importancia del torneo, más allá de la oficialidad o la búsqueda de comenzar la temporada con un trofeo, era borrar las pequeñas dudas que pudiera disipar la plantilla. La primera ya fue despejada en el encuentro de semifinales y no hizo falta ni un cuarto del partido por el título para confirmarla. Sergio Llull está preparado para ser el líder de este Madrid. Con unas piernas absolutamente recuperadas y la confianza por las nubes, el de Mahón anotó nueve puntos para liderar a su equipo a las primeras ventajas en el comienzo de encuentro.

Y es que este Madrid contará con gran ayuda desde las alas, pero principalmente será de bases y de pívots. Pocos pueden igualar la dupla Llull-Campazzo en la dirección, y por dentro y desde dos estilos diametralmente opuestos, Walter Tavares y Gustavo Ayón se hartarán de producir beneficio y amargar al rival en casi cada partido. Ambos fueron importantes en una lucha de poder a poder con un Baskonia inspirado y muy activo, con Poirier y Diop, también pívots, como actores principales, que otorgaron una competitividad impropia para un encuentro aún de pretemporada.

Show de Prepelic y título

Las nuevas adquisiciones del Real Madrid tuvieron que esperar a la segunda parte para contar con oportunidades tangibles. Salvo unos minutos de la Tortuga Deck en el segundo cuarto, el argentino y Prepelic no se emplearon hasta la segunda parte, pero cuando lo hicieron, dejaron constancia de un nuevo acierto de la entidad blanca.

Mención especial merece la actuación de Klemen Prepelic, porque el Madrid ha encontrado a otro Carroll con el que finiquitar partidos. Inédito en los dos primeros cuartos, el esloveno anotó 13 puntos en los segundos 20 minutos para alegría de los madridistas presentes en el Fontes Do Sar. Desequilibrio, fundamentos y mucha, mucha puntería para el nuevo escolta de Laso.

El encuentro había llegado al último cuarto en un pañuelo, ya que Diop y Shengelia seguían liderando la nave baskonista con la ayuda de un Shavon Shields que dejó una grata impresión en su primera final con el equipo vasco. Laso confió hasta el final en sus nuevos fichajes junto a los pesos pesados, entre los que ya se encuentra Campazzo, el pequeño general para un equipo campeón. La defensa y las malas decisiones de Baskonia pusieron un lazo blanco al partido en el que el Madrid recuperó la corona de supercampeón de España, el título que estaba atragantándosele al equipo que sigue empeñado en dominar día tras día en las competiciones nacionales e internacionales.

Últimas noticias