ENTREVISTA CON EL PRESIDENTE DE LA ABP

Alfonso Reyes: “La Euroliga quiere construir a costa de destruir a los demás”

Comentar

Alfonso Reyes (Córdoba, 1971) puso en jaque la disputa de la Copa del Rey después de que la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP) dijera basta. Internacional en 140 ocasiones con la camiseta de la selección, el presidente de la patronal de jugadores defiende que “había que dar un puñetazo sobre la mesa” y sostiene que las guerras internas entre Euroliga, ACB y CSD han hecho que “se perdiese el respeto a los jugadores”, algo que no iba a permitir desde su posición.

“Sin jugadores no hay baloncesto y nunca hay que perderles el respeto porque sin ellos no hay negocio. En la NBA lo tienen muy claro, no se hace nada sin los jugadores”, afirma Reyes, quien no pestañea la hora de señalar que “la selección española es el motor de nuestro baloncesto y sin baloncesto en el verano de 2018, nuestro baloncesto se empobrece”.

El presidente de la ABP admite, sin embargo, que el baloncesto actual vive un momento convulso. “La FIBA se ha equivocado con las ventanas y el secretario general, Patrick Baumann, me ha reconocido que se han cometido errores. Ellos, pese a todo, son más dialogantes que la Euroliga y cuentan con los jugadores”, explica.

Reyes está decepcionado con la “voracidad” de la máxima competición continental, que “no cuida de los jugadores”, pero cuyo principal problema reside en que “crece destruyendo al resto de competiciones, especialmente a la ACB”. El pívot señala también a Real Madrid y Barcelona, a quienes pide que “no olviden que crecieron al amparo de la ACB” y que “las aficiones necesitan títulos para seguir sintiendo que existe competición”.

El ex jugador de Real Madrid, Unicaja o Estudiantes, entre otros, señala que “varias agencias han intentado sin éxito” levantarle sin éxito la silla en la ABP, pero que “los jugadores no son tontos e interpretan esas amenazas”. “Al final yo trabajo por y para los jugadores”, resume.

Las guerras del baloncesto español

Reyes se muestra también severamente crítico con la situación del baloncesto español y no se anda con media tintas.Llevamos unos años de franco declive. No nos queda mucho tiempo. La realidad me da una bofetada de objetividad. Nuestro baloncesto lleva tanto tiempo cayendo porque no se ha sabido vender. Creo que muchos de los que están arriba no les gusta el baloncesto tanto como dicen”, asevera.

Al final un Madrid-CSKA va a ser el pan nuestro cada día, no va a tener ninguna repercusión a fuerza de verlo”, reflexiona Reyes sobre la actual máxima competición europea continental y la pérdida de interés del aficionado. “No le hemos cuidado y ya no prestas interés. Que el Fenerbahçe esté cada dos semanas jugando en España le ha quitado encanto a esos partidos que antes eran extraordinarios para el público”. 

Reyes no se muerde la lengua y asegura que ha sido valiente cuando la situación era insostenible para él y los jugadores. “Ni Rafa Jofresa ni yo somos unos suicidas, cuando convocamos esta huelga sabíamos que teníamos a los jugadores detrás y hemos conseguido un éxito para esta generación y las venideras. Nosotros hemos puesto toda la carne en el asador y al final todos hemos comido en la mesa”, zanja.

Últimas noticias