LA ENTIDAD MADRIDISTA SE LO HABÍA OFRECIDO EN DOS OCASIONES

Maciulis pidió rescindir su contrato con el Real Madrid

Maciulis
Felipe Reyes le entrega a Maciulis una camiseta en su despedida. (Real Madrid)
Comentar

La calma aparente con la que avanzan los días del Real Madrid se vio expuesta a la marcha de uno de los clásicos de la plantilla en las últimas temporadas. Más de tres años y medio después y con ocho títulos bajo el brazo, el equipo blanco y Jonas Maciulis ponían fin a una fructífera relación, en ningún caso empañada por una salida extraña, pero producida de mutuo acuerdo e inspirada en la petición del jugador de obtener minutos de cara a la próxima temporada, después de que en el club le ofrecieran esa opción meses atrás.

La dirección deportiva no tenía en sus planes contar con Maciulis para la presente campaña. Así se lo hicieron saber desde un primer momento al jugador y su entorno, que por entonces decidieron seguir de blanco aunque fuera con un rol residual. La oferta del Madrid de abonar parte de su último año de contrato garantizado no parecía suficiente para el guerrero lituano, que se mantuvo sujetado por el convencimiento de que la oportunidad de jugar llegaría.

Y llegó, aunque fuera con la incomodidad mediante de ver como sus compañeros le hacían un hueco en la rotación debido a las lesiones y en el puesto de ala-pívot, desconocido salvo casos excepcionales para Jonas en su carrera en la élite. La tanqueta de Kaunas mantuvo un rendimiento notable completando junto a Felipe Reyes una curtida e improvisada pareja interior, pero llegado el mes de enero, el Real Madrid volvió a llamar a su puerta para recordarle que, con la recuperación de Randolph y Ayón, sus opciones se había cerrado de nuevo.

El gran objetivo del jugador es obtener un rol de rotación en un equipo de Euroliga de cara a la temporada que viene, y así se lo hizo saber al Real Madrid, donde gozar de minutos durante un tramo continuo de la temporada, requisito indispensable a sus 32 años, se antojaba prácticamente imposible. Con las cartas encima de la mesa, ambas partes se pusieron manos a la obra en busca de una solución final, que ha acabado confirmando la rescisión de un contrato de mutuo acuerdo, y con una compensación económica para Maciulis, en referencia a los meses que le restaban vinculado a la entidad madridista.

Con todo ello, la salida del equipo blanco antes del término de la presente campaña era la mejor opción para Jonas, que ahora es libre para firmar con un equipo hasta final de campaña, aunque este no puede ser de Liga Endesa ni de Euroliga, al haber jugado estas competiciones ya con el Real Madrid y estar el mercado cerrado. La lógica, firmar ahora por un conjunto de segunda fila donde demostrar lo que ha quedado constatado en Madrid durante su estancia: que Jonas Maciulis sigue teniendo mucho baloncesto en sus manos.

Últimas noticias