EL JUGADOR DE LOS IOWA HAWKEYES NO QUISO SUPERAR EL RÉCORD DE TIROS LIBRES CONSECUTIVOS DE SU UNIVERSIDAD COMO HOMENAJE

Jordan Bohannon, de la NCAA, falla un tiro libre para homenajear a un ex jugador fallecido

Jordan Bohannon, de la NCAA, falla un tiro libre para homenajear a un ex jugador fallecido
Jordan Bohannon homenajea a un ex jugador de su universidad, fallando el tiro libre que le quitaba el récord (NBC).
Comentar

En tiempos en los que el egoísmo individualista está a la orden del día, desde la liga universitaria de baloncesto, la NCAA, llega una imagen ínsolita para los tiempos que corren. En una liga en la que los jugadores miran por ellos mismos, con el objetivo de ganarse un hueco en la NBA, Jordan Bohannon ha renunciado a ostentar un récord en solitario de su equipo para rendir un homenaje a un ex jugador de su universidad fallecido.

El jugador, de los Iowa Hakweyes, llevaba un total de 34 tiros libres consecutivos. Le faltaba uno para igualar el récord de su universidad, en manos de Chris Street, fallecido a los 21 años en un accidente de tráfico. Jordan se disponía a lanzar el que sería su trigesimoquinto tiro libre y terminaría con una marca que se mantiene vigente desde 1993. Sin embargo, decidió fallarlo.

Al fallar el lanzamiento se golpeó el pecho y señaló al techo. A la conclusión del partido, el jugador de la NCAA señaló que “el récord merece permanecer en su nombre”. Cabe destacar que cuando Street falleció, continuaba en racha, pues tres días antes había firmado aquella marca y en el siguiente partido hubiera tenido opciones de ampliar sus registros.

Ni siquiera el entrenador de los Hawkeyes conocía las intenciones de Bohannon, el jugador se lo ocultó por miedo a represalias: “Es lo que eligió hacer y me parece genial”. Finalmente, el pequeño homenaje que rindió al que fuera jugador de su equipo no influyó en el resultado del encuentro. Los de Iowa ganaron a los Northwestern Wildcats por 77-70.

Tras el partido, Jordan, que el jugador fue el máximo anotador de los suyos con 25 puntos, publicó un tuit en el que resumía lo que había hecho en una sola frase: “La vida es más importante que el baloncesto”. El padre de Street, que estuvo presente en la cancha durante el choque de los Hawkeyes, quiso agradecer al joven el detalle que tuvo con su hijo. “Menuda manera de mostrar tu respeto por un compañero de los Iowa Hawkeyes al que solo conocías por lo que habías leído. Estoy seguro de que Chris querría tenerte como hermano pequeño. Gracias Jordan por tu increíble y generoso acto de respeto”, sentenciaba emocionado el padre de Street.

Temas

Últimas noticias