El Madrid firma su particular ‘black friday’ en Belgrado y tiene un pie fuera de la Euroliga

El Real Madrid de baloncesto también está en crisis. El mismo equipo (puede que incluso mejorado) que la temporada pasada alcanzó la gloria al conquistar todos los títulos, incluida la Euroliga, tiene hoy un pie fuera de la competición en la que defiende título. Los de Laso son un equipo irreconocible: no defienden, no rebotean, no corren, sus porcentajes de tiro exterior son impropios de jugadores de su talento.

Como viene siendo habitual en esta Euroliga, el Madrid saltó frío al infierno de la sala Pionir. El Estrella Roja ejecutaba a los blancos por dentro con un estelar Zirbes, que acabaría el partido como máximo anotador con 26 puntos, ante la pasividad de la defensa madridista, la gran lacra del equipo de Laso esta temporada. El marcador final del primer cuarto lo decía todo: 28-18, diez puntos abajo para el Madrid y una proyección de 112 puntos para los serbios.

Los de Laso deben ganar al Fenerbahçe y al Estrasburgo en casa y al Bayern Munich fuera para no quedarse fuera de la Euroliga

Apareció en cancha Felipe Reyes y el de siempre espabiló al Madrid. Apretó los dientes en defensa y anotó en ataque, ayudado también por un brillante e irregular Sergio Rodríguez. Los de Laso mejoraban sus estadísticas y empezaban a anotar. También la presencia de un Nocioni siempre competitivo mejoró algo a los blancos, que se fueron al descanso recortando siete puntos de diferencia: 46-43 abajo.

El Madrid mejoró en defensa tras el descanso y aupado por Thompkins (ya era hora) llegó a dar la vuelta al partido hasta ponerse con un cómodo 52-63. Entonces apareció la figura de Miller, disfrazado de Stephen Curry, para anotar diez puntos consecutivos que permitieron al Estrella Roja acortar las diferencias y cerrar el tercer cuarto con una mínima diferencia favorable a los de Laso: 66-67.

En el último cuarto el Madrid volvió a bajar los brazos en defensa. Estrella Roja anotaba con mucha facilidad tanto en la pintura como en el tiro exterior. Posiciones cómodas, jugadores poco exigidos. Cada ataque serbio era una canasta. A 2:20 para el final, los de Laso iban siete abajo (88-81) y el panorama pintaba negro para el equipo que vestía y jugaba de gris. El tiempo muerto era obligado.

Un triple del Chacho daba un respiro al Madrid, que se ponía a cuatro. El Estrella Roja falló el siguiente ataque y Carroll volvía a meter al campeón de Europa en el partido: 88-86 en el último minuto. Fue un espejismo. Una mala defensa en la siguiente jugada y una pérdida de balón de Sergio Rodríguez condenaban definitivamente al equipo de Laso, que necesita ganar los tres partidos que faltan para no sellar el mayor fracaso de la historia de la sección de baloncesto del Madrid: quedarse fuera en la primera fase de la Euroliga en un grupo de seis equipos en el que se clasifican cuatro.

Comentar

Últimas noticias