Liga Santander 2018-2019: Atlético - Eibar

Borja Garcés salva un punto… pero el Atlético se mete en un lío (1-1)

Atlético
Borja Garcés celebra el gol del empate del Atlético contra el Eibar. (EFE)
Comentar

Borja Garcés anotó el tanto del empate del Atlético en el 94

Dmitrovic firmó una gran actuación con ocho paradas

Borja Garcés salvó un punto para el Atlético, que sabe a oro. Los rojiblancos no pasaron del empate a uno ante el Eibar, pero el tanto del canterano hizo estallar al Wanda Metropolitano, ya que todo parecía indicar que los de Simeone iban a sumar su segunda derrota consecutiva de la temporada. Este empate no saca del lío al cuadro colchonero en su pelea por la Liga pero sabe a gloria, después de que Sergi Enrich enmudeciera el estadio con su gol en los instantes finales.

Pese a tener el estreno en Champions en el horizonte, Simeone no hizo rotaciones y alineó el mejor once posible. Las ausencias por lesión no permitieron al técnico seguir con su idea de dar descanso a jugadores importantes como Godín, que iba a partir desde el banquillo en un principio pero la baja de Lucas a última hora ha trastocado sus planes. El Cholo tan sólo disponía de 15 jugadores del primer equipo para esta final.

Los rojiblancos necesitaban la victoria como el comer para seguir vivos en la pelea por la Liga, puesto que antes del encuentro estaban a cinco puntos de Real Madrid y Barcelona. Al Atleti le costó arrancar, tenían la posesión del balón pero no conseguían encontrar los espacios entre la defensa armera. El Eibar estaba muy bien posicionado en el campo y ejecutando su idea a la perfección, presión en la salida de balón y contraataques rápidos. Así llegó su primera ocasión en el minuto ocho, robaron la pelota en su campo, salieron a la contra y Cote estrelló el disparo en el larguero tras un mal despeje de Godín.

A partir de ahí comenzó a despertar el cuadro local. El aviso del Eibar espabiló al Atleti, que empezó a desplegar su mejor juego de pases y a generar peligro. Con pases al primer toque conseguían deshacer la presión del rival para acercarse a la meta de Dmitrovic. Griezmann tuvo la primera gran ocasión para su equipo en el minuto 13, pero en el mano a mano se topó con el pie de Dmitrovic que evitó el tanto.

Siete minutos después llegaría la más clara del primer tiempo para el supercampeón de Europa. Saúl cabeceó picado un córner botado por Lemar, pero de nuevo se topó con el meta serbio que la mandó a córner. Los pupilos del Cholo seguían intentándolo una y otra vez, no se rendían. Griezmann tuvo otra unos minutos más tarde pero quiso ceder para Costa y el pase se le quedó atrás al internacional español. En la siguiente jugada volvió a aparecer el portero armero para detener un disparo de Godín a la salida de un córner.

Al Atlético se le resiste el gol

El Atlético había empezado a encontrar los espacios y a dominar el partido con llegadas peligrosas. Sin embargo, se topó con un muro llamado Dmitrovic que lo paraba todo. Lo intentaban desde todos los puntos, pero el serbio se estaba erigiendo como el héroe del encuentro salvando el gol en varias ocasiones. Simeone daba instrucciones desde la banda, sus chicos las cumplían pero llegaban al área y ahí se encontraban con un muro infranqueable.

Pese a la frustración, el Atleti continuó intentándolo. En el inicio del segundo tiempo continuaron con la dinámica con la que habían concluido el primero. Dispusieron de varias ocasiones en los primeros cinco minutos, pero Dmitrovic continuaba en estado de gracia. Disparo a disparo el muro se iba resquebrajando, el gol era cuestión de tiempo. Los de Simeone tenían el control del partido y llegaban con peligro, tan sólo faltaba el gol, la asignatura pendiente en este inicio de Liga.

El técnico colchonero movió el banquillo y sacó rápido a Correa en sustitución de Lemar para meter más pólvora en el ataque. Pes al dominio local, el Eibar seguía buscando su oportunidad y casi le sale bien. Arbilla estrelló un disparo en el larguero que enmudeció el Metropolitano por momentos. El Atleti reaccionó con una doble ocasión, de nuevo con Griezmann y Dmitrovic como protagonistas. Antoine se volvió a topar con el meta y el rechace lo recogió Koke, pero su disparo se marchó alto.

Simeone pasa al ataque

El Atlético necesitaba los tres puntos como fuese y Simeone lo sabía y decidió pasar al ataque. Tras la doble ocasión, el Cholo decidió quitar a un centrocampista (Rodri) para meter a un delantero (Borja Garcés), que hacía su debut con el primer equipo. Los minutos pasaban y el Atleti no conseguía perforar la meta contraria.

Sí lo consiguió el Eibar. Sergi Enrich silenció el Metropolitano con un tanto en el 87 que dejaba al Atlético contra las cuerdas. Pero se levantaron. Cuando todo parecía perdido, a 15 segundos del final del encuentro, el canterano recogió un centro de Correa y batió a Dmitrovic para poner el definitivo 1-1.

Últimas noticias