Final de la Europa League: Marsella - Atlético de Madrid

El gafe de Payet: tocó la copa… y se marchó llorando a la media hora

Payet
Payet tocó el trofeo y acabó llorando tras lesionarse.
Comentar

Se cumplió la maldición. Dimitri Payet no quiso hacer caso a los augurios y al saltar al terreno de juego no dudó en tocar el trofeo de la Europa League. El capitán del Marsella se besó la mano, la posó sobre el preciado premio y, como suele suceder en estos casos, su actuación sobre el terreno fue en picado.

Las cosas no empezaron mal para Payet y su equipo, pero en los primeros minutos Germain fallaba una ocasión clara de gol. Después, Anguissa cometía un fallo grosero y Griezmann lo aprovechaba haciendo un gol que no premiaba al que estaba siendo mejor sobre el césped en esos momentos. Todo iba regular y poco tardaría en torcerse aún más.

Cuando se cumplía la primera media hora de encuentro, Payet veía como su final iba a concluir antes de tiempo. El galo se resentía de las molestias que le han llevado a la gran cita entre algodones y se tumbaba sobre el césped. No iba a poder seguir. Maxime López entró en su lugar, aunque antes iba a estremecer a todos al abandonar el rectángulo de juego entre lágrimas. Hasta el propio Griezmann se acercó a consolarle. Ya se sabe que el que toca la copa antes de ganarla no suele tener suerte.

Últimas noticias