Final Europa League: Atlético - Olympique de Marsella

Los cinco supervivientes de Bucarest

Atlético
Filipe Luis, Gabi, Koke, Godín y Juanfran, supervivientes de la última final del Atlético en la Europa League.
Comentar

Hace seis años empezó todo. Diego Pablo Simeone llegaba al banquillo en diciembre de 2011 y lideró al equipo hacia el título de Europa League en Bucarest tras golear al Athletic en la final por 3-0. Fue el principio de una época gloriosa, de las mejores en la historia del club, de la mano del técnico argentino. Pocos quedan ya de aquella final. Tan sólo cinco jugadores repetirán este miércoles en Lyon.

Godín, Filipe Luis, Juanfran, Gabi y Koke son los únicos supervivientes en la plantilla rojiblanca de aquel 9 de mayo de 2012. Los cuatro primeros disputaron los 90 minutos en el Arena Nacional de Bucarest. Mientras que Koke entró en el tiempo de descuento. Mucho ha llovido desde entonces. Aquel triunfo fue muy especial, ya que no había sido una buena temporada en lo que respecta a Liga y Copa del Rey.

El Cholo cogió aquel equipo cuando iba décimo en el campeonato nacional y estaba eliminado del torneo del K.O. y consiguió dejarlo en una gran quinta posición, a dos puntos del Málaga que fue cuarto. El colofón llegó con el título de la Europa League. Aquella fue la segunda temporada de Filipe y Godín en el Atlético y la primera de un joven Koke, que ya demostraba tener un enorme potencial, con el primer equipo. Ese año también fue el regreso de Gabi, que estuvo cuatro años en el Zaragoza.

En estos seis años los cinco se han convertido en piezas fundamentales e iconos de un Atleti que ha pasado a ser uno de los grandes clubes de Europa. El lateral brasileño se marchó al Chelsea en 2014 tras la final de Lisboa, pero su paso por la Premier League duró un año. Terminó regresando al conjunto rojiblanco al verano siguiente para volver a adueñarse del flanco izquierdo de la zaga. Tras tres años es indiscutible en ese puesto.

Koke, el gran cambio

El uruguayo también ha crecido bastante a las órdenes del Cholo hasta convertirse en uno de los mejores centrales del mundo hoy en día. Aunque el gran cambio, sin duda, ha sido el de Koke. Un joven canterano por el que Simeone apostó ese año, pese a darle un minuto en la final de Rumanía y que ahora, seis años después de aquel choque, es titular indiscutible en el once de Simeone y sólo piensa en seguir haciendo historia con su Atleti, como demuestra su reciente renovación hasta 2024.

Con el paso del tiempo ha ido cogiendo peso dentro del vestuario y a sus 26 años es fundamental en el centro del campo. Ahora es uno de los tres capitanes del conjunto rojiblanco junto con Gabi y Godín. Es uno de esos jugadores claves que cuando no está sobre el terreno de juego el equipo sufre. Durante el tiempo que estuvo lesionado esta temporada el Atlético lo notó bastante en su juego.

Ahora los cinco repetirán final este miércoles en el Parc OL de Lyon, donde buscarán repetir la hazaña de hace seis años en Bucarest. Vuelven convertidos en estrellas y referentes de un Atlético que parte como favorito para derrotar al Olympique de Marsella de Rudi García y sumar un nuevo trofeo a las vitrinas. Sería la forma perfecta de redondear la temporada.

Últimas noticias