ATLÉTICO DE MADRID VS LAS PALMAS: JORNADA 21 DE LIGA

Tres puntos de sutura (3-0)

Atlético de Madrid
Griezmann y Torres celebran el primer gol. (EFE)
Comentar

Cuando el miedo a no cumplir con los pronósticos comenzaba a copar las gradas del Wanda Metropolitano, un balón le llegó en el momento justo y en el lugar exacto al jugador indicado, y en el coliseo atlético volvió a salir el sol. Antoine Griezmann acudió a su cita con el gol para rescatar al Atlético de Madrid de la encerrona planeada por una desconocida –para bien– Unión Deportiva Las Palmas y curar la herida de la eliminación de Copa del Rey frente al Sevilla. La goleada que vino después quizá fue excesiva, pero el Atleti supo mantener abierto el grifo para firmar un 3-0 con el que seguir ilusionándose con la Liga.

La puesta en escena de Las Palmas sorprendió por la prudencia y la efectividad de su plan. Con el innegociable juego de toque presente, los pupilos de Jémez se dejaron de presiones suicidas para dar paso a un inicio comedido que descolocó al Atlético, donde quizá esperaban otro planteamiento. En una contra, Calleri incluso pudo anotar el 0-1 y convertir un buen inicio en importante susto, pero se durmió y Correa en un gran esfuerzo en transición arribó para el robo.

La nota de calidad, como casi siempre, la puso Antoine Griezmann, con un taconazo espectacular que a punto estuvo de aclarar la tarde para los colchoneros, pero la cruceta repelió el heterodoxo chut del francés. El primer tiempo, a excepción de la genialidad del ‘7’, no podía describirse con adjetivos virtuosos, por lo que el descanso, y su consiguiente reflexión, era lo mejor que le podía suceder al partido.

La entrada de Carrasco en el descanso sustituyendo a Koke tuvo el impacto que Simeone buscaba en pos de la victoria. Se marchaba el control y el toque para dar paso al vértigo, y a los rojiblancos les sentó bien la versión más vertical del extremo belga. En sus botas estuvieron dos oportunidades que sirvieron de preludio a la acción que marcó el punto de inflexión en el encuentro.

Juanfran robó un balón en un ataque elaborado de Las Palmas, instantes antes de avistar a Griezmann en un dibujo de desmarque notable. Lo fue el movimiento y también el pase, lo que vino después, no merece ser tildado por algo menos que maravilloso. Antoine recogió la cesión y condujo, antes de picar levemente el balón ante la salida de Chichizola. Los aficionados colchoneros enloquecían y no era para menos. El golazo de su ídolo había llegado.

La confianza del Atlético subió con la ventaja en el marcador, y aunque Las Palmas siguió intentándolo, la muralla plantada por el Cholo en su área, con Oblak como guardián, era demasiado alta para que los pequeños y talentosos jugadores de Las Palmas la superaran. Con los amarillos volcados en campo contrario en busca del empate, la aparición de la contra definitiva era cuestión de tiempo. La encontró Fernando Torres, con un disparo portentoso desde el borde del área, para sentenciar el choque y recibir minutos después la ovación del respetable, siempre benévola con ‘El Niño’.

Con el marcador tiritando, un nuevo contraataque rojiblanco permitió convertir la victoria en goleada por medio de Thomas, que empujó a la red un pase de Carrasco. Las Palmas se marchó goleada y con su novena derrota como visitante en lo que va de Liga, pero por minutos, sí pareció un equipo para mantener su plaza de Primera División. El Atlético, a pesar de las dificultades, sigue soñando.

Últimas noticias