Medicina

Qué es la DCI de un medicamento

DCI de un medicamento
Descubre qué es la DCI de un medicamento

Descubre qué es la Denominación Común Internacional

La DCI de un medicamento significa la Denominación Común Internacional, el nombre oficial que se le da a una medicina o principio activo por la Organización Mundial de la Salud de forma genérica y no comercial.

También se le conoce como INN (International Nonproprietary Name), Nombres Internacionales No Propietarios, o nombres genéricos de medicamentos.

La DCI de un medicamento y su objetivo

El objetivo de denominar un medicamento por un nombre genérico, la DCI de un medicamento, es el de determinar un nombre único a una sustancia de forma inequívoca.

La razón es que una misma sustancia farmacológica puede tener diversas denominaciones químicas, así como también varios nombres comerciales.

El DCI se utiliza específicamente en sustancias farmacológicas y no incluye los productos homeopáticos, ni los preparados vegetales ni tampoco las sustancias médicas que ya tienen un nombre establecido común que se usa mundialmente.

El sistema utilizado para que se propongan los diferentes nombres y se apruebe el DCI de un medicamento se estableció en 1950 por la OMS, pero la primera lista de DCI no fue publicada hasta el año 1953.

Desde ese momento, varios expertos se reúnen para establecer los nombres de las sustancias farmacológicas y también se revisan las solicitudes de entidades, como instituciones académicas y laboratorios farmacéuticos. La media de DCI anual es de 125 a 150 nombres.

La DCI de un medicamento es única y permite identificar un fármaco de forma inequívoca, evitando la confusión en el área médica para mejorar la seguridad en la prescripción y entrega del medicamento a los pacientes. Esa es una de sus ventajas.

Esta denominación utiliza prefijos y sufijos de sustancias relacionadas farmacológicamente, llamadas “ramas”. Esto posibilita que los profesionales de la salud reconozcan por el prefijo el grupo a la que la droga pertenece para identificarla sin lugar a dudas.

Otra de las ventajas del uso de la denominación DCI de un medicamento es la facilidad que ofrece en la comunicación entre médicos o científicos, especialmente en el intercambio de información sobre sustancias activas o fármacos.

También facilita la docencia, la gestión de abastecimiento de medicamentos y otros ámbitos relacionados con la farmacología.

La regulación del uso de DCI puede venir de legislación nacional propia de cada país, de legislación internacional, o de ambos, por ejemplo, en la Unión Europea. En muchos países, además, se mantienen sistemas de nomenclatura que son transcripciones de las DCI, por ejemplo, las DOE (Denominación Común en Español o Denominación Común Española).

Temas

Lo último en Curiosidades