Frases célebres de Jacinto Benavente

Frases célebres de Jacinto Benavente
Frases célebres de Jacinto Benavente
Comentar

Uno de los mejores escritores y productores españoles del siglo XX ha sido sin duda Jacinto Benavente. Este autor nacido en Madrid en 1866 tuvo una prolífica carrera que le llevó a recibir el Premio Nobel de Literatura en 1922.

La obra de Jacinto Benavente se compone principalmente de dramas, pero cultivó todo tipo de géneros, desde la comedia y el sainete hasta la tragedia. Además, en todas ellas demostró una excelente capacidad para expresar ideas basadas en personajes naturales, realistas, que se mueven en complejas tramas.

Además, Benavente demostró una gran capacidad para escribir dominando el lenguaje castellano con maestría, usando un léxico muy prolífico. Por eso es una voz siempre autorizada en la cultura y la sociedad occidental.

Destaca entre la obra de este renovador del teatro español influenciado por las corrientes europeas títulos como Los intereses creados, La noche del sábado, Gente conocida, La comida de las fieras o La malquerida.

Descubre algunas frases célebres de Jacinto Benavente

A continuación, te dejamos algunas de las frases más recordadas de Jacinto Benavente, uno de los grandes dramaturgos españoles y una mente lúcida e inteligente a la que merece la pena recuperar.

“Bienaventurados nuestros imitadores porque de ellos serán nuestros defectos”

“Cuando no se piensa lo que se dice es cuando se dice lo que se piensa”

“La peor verdad sólo cuesta un gran disgusto. La mejor mentira cuesta muchos disgustos pequeños y al final, un disgusto grande”

“El verdadero amor no se conoce por lo que exige, sino por lo que ofrece”

“Una idea fija siempre parece una gran idea, no por ser grande, sino porque llena todo un cerebro”

“Es tan fea la envidia que siempre anda por el mundo disfrazada, y nunca más odiosa que cuando pretende disfrazarse de justicia”

“La alegría de hacer bien está en sembrar, no en recoger”

“Al amor lo pintan ciego y con alas. Ciego para no ver los obstáculos y con alas para salvarlo”

“En cada niño nace la humanidad”

“Perdonar supone siempre un poco de olvido, un poco de desprecio y un mucho de comodidad”

“No hay ninguna lectura peligrosa. El mal no entra nunca por la inteligencia cuando el corazón está sano”

“Los dictadores pueden reformar las leyes; pero no las costumbres”

“El amor es como Don Quijote: cuando recobra el juicio es que está para morir”

Deseamos y esperamos que hayas disfrutado con la inteligencia, la lucidez y la sabiduría de este gran dramaturgo moderno. Ahora, toca reflexionar.

Últimas noticias