¿Qué es la autofobia?

conoce más sobre la autofobia
Autofobia, una enfermedad que debe ser tratada
Comentar

La autofobia es un trastorno de ansiedad que puede llegar a tener un impacto negativo en la vida de un individuo en caso de que no se trate adecuadamente. Hablamos de un trastorno que aparece por pasar el tiempo a solas. Como otro tipo de trastornos de ansiedad, puede llegar a provocar algunos síntomas físicos además de los psicológicos. Vamos a conocer más sobre ella.

Origen de la autofobia

Se le llama también monofobia, siendo una fobia específica que no es lo mismo que estar solo. La persona tiene miedo al aislamiento, la soledad o a sentirse ignorado. Los que lo padecen no necesitan estar solos para experimentar esta clase de de síntomas. Para que una persona sea diagnosticada con autofobia, la idea y la propia experiencia de pasar tiempo a solas, puede llegar a causar unos episodios de severa ansiedad.

Cuando se menciona la autofobia, debemos saber que proviene del griego “auto” (por sí solo) y de la palabra “fobia” (miedo). Básicamente ocurre cuando las personas tienen miedo de ellas mismas.

Diferencias entre la autofobia y la soledad

Existen muchas personas que viven la soledad cuando no tienen la suficiente interacción social o no tienen relaciones importantes, pudiendo llegar a sentirse solas en una habitación repleta de gente. El encontrarse triste por estas razones es algo racional y diferente a experimentar la autofobia.

La autofobia no deja de ser una ansiedad irracional y severa, que aparece al estar tiempo en soledad, lo que afecta a las capacidades que tienen los pacientes para llevar su actividad diaria normal.

Esta afección hace que la persona se sienta insegura, crea que no puede respirar o convencerse de que va a morir. La ansiedad que provoca es bastante importante y por este motivo hay que tratarla adecuadamente.

La autofobia a nivel físico

Provoca síntomas físicos que se asocian con ataques de pánico, los cuáles incluyen mareos, respiración agitada, aumento de la frecuencia cardiaco o convulsiones. El experimentar esta enfermedad puede hacer que que el que lo padece intente por todos los medios no estar solo y buscar la compañía cuanto antes mejor. De la misma forma puede no querer que se vaya la gente, aunque a veces sea poco práctico.

 

Estamos ante una dolencia que hay que tomar muy en serio, pues los que la padecen sufren bastante y como toda enfermedad mental es importante enfrentarla desde el primer momento, pues de lo contrario se puede agravar.

Últimas noticias