¡El Arca de Noé existe y está en Holanda!

Arca de Noé
En Dordrecht se puede visitar una réplica del Arca de Noé construida por el carpintero multimillonario holandés Johan Huibers.
Comentar

El Arca de Noé es una de las historias más conocidas de la Biblia. Un hombre, Noé, que construyó un arca gigantesca por mandato de Dios para salvar a su familia y a los animales del diluvio universal. Pues bien, debes saber que el Arca de Noé no es sólo un relato bíblico. ¡Existe de verdad! Y todo gracias a Johan Huibers, un carpintero multimillonario holandés que se propuso hace años construir una réplica del Arca de Noé para difundir la palabra de Dios y el mensaje de la Biblia a lo largo y ancho del mundo.

A diferencia de Noé, Huibers construyó su arca después de tener un sueño en el que una parte de los Países Bajos quedaba devastada tras una inundación. Aunque en lugar de para salvar a seres humanos y animales de esta tragedia (consciente de que se trataba de un sueño), lo hizo para salvar a la gente del pecado.

Arca de Noé
En el interior del Arca de Noé se pueden encontrar animales, pero la mayoría son esculturas

Devoto cristiano como es, Johan Huibers se pasó cuatro años construyendo su Arca de Noé de la forma más fidedigna posible. Tras finalizar su empresa se echó al mar para navegar con ella por todo el país. Pero no contento con esto el multimillonario decidió construir una segunda réplica todavía más grande (acercándose al máximo al tamaño de la original) y más cara (la primera requirió una inversión de 1’5 millones de euros).

De esta forma surgió una segunda Arca de Noé de 131 metros de largo por 23 metros de alto y 30 metros de ancho. Pesa unas 2.500 toneladas y está dividida en siete pisos en los que caben sobre 5.000 personas. En total se ha gastado unos 4 millones de euros en su construcción e incluso hay animales en su interior. La mayoría son esculturas, aunque también hay algunos conejos y loros reales.

Desde que en 2012 abriera sus puertas al público, han sido muchos los curiosos que se han acercado a Dordrecht (Holanda) para conocer el Arca de Noé, donde Johan les habla sobre el amor, sobre Dios y sobre la gran inundación que soñó. Además de atender a la palabra de Huibers y de admirar la belleza de la réplica del Arca de Noé, los visitantes también pueden encontrar en su interior dos salas de cine y un restaurante.

Últimas noticias