Sergei Eisenstein, el director de cine soviético que revolucionó el montaje audiovisual

Sergei Eistenstein
Sergei Eisenstein
Comentar

El cine tal y como se conoce hoy día no habría sido posible sin las aportaciones que hizo Sergei Eisenstein. Nacido hace 120 años un 22 de enero de 1898 en Riga, ciudad del Imperio ruso entonces y posteriormente de la Unión Soviética, este cineasta revolucionó el medio con su técnica de montaje audiovisual y resultado de ello son películas como la aclamada El acorazado Potemkin (1925).

Eisenstein comenzó en el mundo del cine a los 25 años de edad y en sus cintas trataba cuestiones relacionadas con los conflictos de clases y la lucha de los trabajadores oprimidos contra la clase dominante.

Revolucionario en el cine

Sergei Eistenstein, el cineasta soviético que revolucionó el montaje audiovisual
‘El acorazado Potemkin’ está considerada como una de las mejores películas de la historia del cine

La filmografía de Eisenstein no es extensa, pero entre ellas se encuentran algunas de las obras más aclamadas y estudiadas del cine. Destacan especialmente El acorazo Potemkin (1925),  Octubre (1928) y la trilogía, inacabada, de Iván el Terrible (1943). En ellas quiso mostrar de manera realista acontecimientos de la reciente historia soviética y sus obras fueron una de las principales armas de propaganda del régimen de Iosef Stalin. Además no utilizaba a actores con experiencia, sino que los protagonistas eran los ciudadanos del pueblo.

Su innovación audiovisual fue entender el montaje como una herramienta para transmitir determinados mensajes y emociones. La manera de combinar los planos, el orden y duración de estos podía afectar a las emociones que el espectador sentía y al mensaje global que una obra comunicaba.

Seguidor del comunismo, sus ideas y representaciones de determinadas cuestiones le ocasionaron conflictos con el gobierno soviético. En 1930 viajó a Estados Unidos para trabajar en Hollywood, lo que lo convirtió en una figura más controvertida en su país. No obstante, Paramount Pictures desconfiaba de sus ideales comunistas y acabaron rompiendo el contrato. Tras esto viajó a México donde iba a rodar una película que finalmente no rodó pues fue encarcelado. Posteriormente fue liberado gracias a un amigo español y volvió a Moscú.

En 1943 comenzó a rodar una trilogía sobre el zar Iván IV. La primera película fue un éxito y el régimen incluso le premió. La segunda cinta fue considerada como una denuncia a la figura de Stalin y fue prohibida. Eisenstein decidió no rodar ninguna película más entonces. No sería hasta la muerte del dictador en 1953 cuando se publicaría dicha película.

El cineasta murió antes de ver dicho estreno, cuando en 1948 sufrió un infarto.

Últimas noticias