Nace la plataforma de micromecenazgo continuo “Aixeta” para fortalecer la creación

pintura sobre lienzo
Plataforma para favorecer la creación.

La activista Liz Castro, junto a Mireia Domènech, Elena Fonts, Carles Jove y Joan Riba, es la fundadora de la nueva plataforma de micromecenazgo continuo "Aixeta", un proyecto digital que nace con el objetivo de "fortalecer la creación y la cultura".

En declaraciones a Efe, Castro ha explicado que, a través de la plataforma, se quiere que creadores de diferentes ámbitos, desde artistas, científicos o agentes culturales, se pongan en contacto con su público potencial para poder conseguir financiación para sus proyectos.

Desde “Aixeta”, que ya cuenta con más de un centenar de creadores apuntados, se pone a disposición de los usuarios los contenidos que todos ellos generen, que pueden ser desde cuentos, música, poesías, fotografías, ilustraciones, guiones o gastronomía, para que quien lo desee se convierta en sus mecenas con pequeñas ayudas económicas mensuales.

Castro comenta que “muy a menudo los creadores no pueden vivir de su arte, incluso aquellos que son reconocidos y ganan premios, y con la plataforma lo que queremos es darles un apoyo directo y continuado, sin necesidad de grandes aportaciones económicas”.

A su juicio, “la gente que crea cultura tiene que poder vivir y no podemos esperar a que las instituciones aporten sus subvenciones, sino que queremos conectarlos directamente con su comunidad para que sea ésta quien pueda apoyarlos”.

Además, defiende que “una sociedad que tiene mucha cultura es siempre más sana y más fuerte”.

Inspirada en la americana Patreon, pero sin equivalente en Europa, “Aixeta” trabajará para que los creadores “puedan obtener un cojín económico gracias al gota a gota directo del público interesado”.

Respecto a las diferencias con otras plataformas como Verkami o Tot Suma, Castro destaca que ésta está pensada para “dar apoyo de manera continuada y para que la relación entre el creador y su público se consolide, no únicamente que sea por un proyecto concreto”.

La plataforma, con sede en Barcelona, es una asociación sin ánimo de lucro, que se autofinanciará con el 5 por ciento de las donaciones de los mecenas que gestione, y que utiliza para comunicarse el catalán, el castellano y el inglés “con el objetivo de traspasar fronteras hacia Europa”.

Para funcionar, cada uno de los creadores interesados deberá abrir una página en el sitio “Aixeta”, de forma gratuita, mostrando sus trabajos.

Las suscripciones, según Castro, son muy accesibles puesto que pueden ser de solo dos euros al mes, pero, en función del número de suscriptores a cada una de las propuestas de los creadores, “podrán servir como financiación estable de sus obras”.

Últimas noticias