Ticketmaster se defiende de la investigación por la reventa previa de U2: “No tenemos nada que ocultar”

El Ministerio de Cultura ha reclamado que se abra una investigación por el escándalo abierto a propósito de la reventa de entradas para el primer concierto que U2 dará en Madrid en los últimos 13 años. El pasado viernes 26 de enero se ponían a la venta oficialmente las entradas en las webs oficiales vinculadas a la matriz, Ticketmaster.

Sin embargo, desde un día antes se podían encontrar localidades con un precio inflado superior en 10 o 15 veces el nominal en otras páginas de internet, que aseguraban la validez de los tickets e incluso se publicitaban como comercialización oficial.

De hecho, estas páginas llegaron a abrir ‘eventos’ en Facebook con la reventa de localidades para el recital del 20 de septiembre, utilizando la imagen del cuarteto irlandés.

Ahora, el director general de Ticketmaster España, Eugeni Casalmiglia, trata de apagar el fuego que se le presenta este viernes, cuando salgan a la venta oficialmente las entradas del segundo recital anunciado de Bono, The Edge, Larry Mullen Jr y Adam Clayton en el Wizink Center de Madrid. Casalmiglia ha asegurado, según Europa Press, que la investigación exigida por Cultura es para él “una buena noticia”, ya que de este modo podrá “demostrar que no haya nada”.

El hecho es que la venta de localidades exclusivamente por internet se le ha atragantado ya en más de una ocasión a Ticketmaster y otras promotoras. No han sabido prever el alquiler de servidores de refuerzo en conciertos de alta demanda, y la web se ha bloqueado tanto en la anterior gira de U2 como en los últimos conciertos de The Rolling Stones o Bruce Springsteen.

Este bloqueo en la venta electrónica, y la reventa anticipada que ha sido tan explícita en esta última ocasión, ha alimentado las sospechas de un negocio sucio —tolerado o no, al menos no evitado—alrededor del recital. Lo que en teoría debería agilizar la compraventa, los sistemas de comercio electrónico, se ha convertido en un seguro para el vendedor pero una “estafa” para el cliente —según se lamentaban en los foros de internet— objetivo final de la transacción.

Ticketmaster
Cola virtual para la compra de entradas del concierto de U2 a través de Ticketmaster el pasado 26 de enero.

Y es que miles de internautas tuvieron que guardar una ‘cola virtual’ durante más de 45 minutos, con la esperanza de adquirir localidades —un máximo de cuatro por compra—, para encontrarse con que una vez terminada la espera, los tickets se habían agotado. Los comentario en los foros eran explícitos: “Son bots, programados para entrar en la ‘cola’ en el mismo instante en que se abre la venta, tomando posiciones desde decenas de servidores, y comprando de manera compulsiva las entradas”.

El director general de Ticketmaster se defiende: “Nos pondremos a su disposición, y nos alegra que se haga esta investigación porque es una buena manera de que todos —artistas, promotores y vendedores— demuestren que no tienen nada que ver en un tema de sobredemanda de producto”, ha explicado Casalmiglia, el directivo de esta empresa de venta de tickets que pertenece al grupo Live Nation —una de las promotoras del concierto junto a Doctor Music—.

Casalmiglia, quien ha asegurado que a su empresa “no sólo no le consta esta reventa, sino que es imposible” que haya ocurrido con los conciertos de U2, se trata de un caso en el que “hay 15.000 entradas para 80.000 personas”. “Entonces, esos 65.000 que se quedan sin entrada pueden acabar frustradas y lo canalizan a través de estas quejas“, ha lamentado.

El director general de Ticketmaster ha reconocido que en esta ocasión ha habido preventas para el club de fans de U2. Por el contrario, rechaza que se hayan desviado entradas para revender posteriormente en Seatwave, otra plataforma de la empresa. “No tiene sentido y es rigurosamente falso: una de las premisas que tengo marcada desde la dirección general es que esto es ilegal“, ha defendido.

Precisamente, la semana pasada el vicepresidente ejecutivo de Ticketmaster a nivel mundial y responsable de su división musical, David Marcus, explicaba en una entrevista con Europa Press que resultaba “enfermizo” pensar que la propia empresa desviaba entradas para la reventa.

“Tenemos la tecnología para vender tickets muy rápido, pero cuando la demanda es tan alta… U2 no han tocado en Madrid en 13 años. ¿Cuánta gente va a estar intentando comprar a la misma hora? Todos los fans de U2 en el centro de España van a intentar comprar, y no desde la posición privilegiada de un miembro del club de fans. Y lo van a intentar exactamente al mismo tiempo”, adelantaba Marcus, que no explicaba por qué su empresa no estaba preparada con servidores suficientes para esa “sobredemanda”, lo que ha alimentado las sospechas de prácticas ilícitas.

Comentar

Últimas noticias