Gaspar Noé lleva a jóvenes bailarines a un ‘Climax’ “colorido y sucio” a ritmo de Daft Punk y Aphex Twin

climax-de-gaspar-noé
Una escena de la hipnótica película 'Climax' del director Gaspar Noé.
Comentar

El cineasta Gaspar Noé estrena este jueves 11 de octubre en salas españolas su nueva película ‘Climax’, basada en un hecho real en 1996 sobre una fiesta de jóvenes que terminó de forma violenta y que comienza con una ‘declaración de intenciones’, al asegurar que es una cinta “orgullosa de ser francesa”.

“Es que esta película solo podía rodarse en Francia, donde el espacio de libertad de expresión en lo que respecta al cine es aún más grande que en cualquier otro lado. No me imagino por ejemplo a un italiano haciendo una película así”, ha señalado en una entrevista con Europa Press el cineasta argentino afincado en el país galo.

Rodada en apenas 15 días y con dos millones de euros de presupuesto, Noé muestra algunas escenas de gran belleza plástica pero también cargadas de violencia. “Tenía la intención de que la película se pusiera cada vez más excesiva”, ha reconocido, tras explicar que varios diálogos surgieron de improvisaciones de los propios actores.

“Si yo hubiese escrito esos diálogos y hubiese ido a un canal de televisión para producir, me habrían dicho de cortar escenas”, ha resaltado. De hecho, el realizador ha reconocido que ese es su modus operandi habitual y fue el que le permitió sacar adelante una cinta como ‘Irreversible’, que contenía la polémica escena de violación al personaje interpretado por Mónica Belucci.

“A veces, si quieres hacer una película con margen de libertad un poco más grande, te conviene escribir poco. El guión de ‘Irreversible’ era de tres páginas y los insultos los inventó el actor que hacía de violador. Si eso hubiese estado pasado por escrito antes de la financiación, nunca se hubiese hecho”, ha afirmado.

Un “infierno” de alcohol y drogas

En ‘Clímax’, una decena de bailarines se reúnen en una cabaña en pleno temporal de nieve para preparar coreografías. A mitad de la noche, una bebida adulterada con droga empezará a provocar comportamientos extraños en los jóvenes, iniciando un ambiente de violencia que nadie podrá parar.

“Hay mucho color y suciedad en esta cinta, pero es que todas las historias son sucias y duras”, ha ironizado Noé, quien añade además que ésta es su “primera comedia”. “Es que es para todos los públicos. Antes hacía películas para gente adulta, pero es que hoy los hijos pueden navegar y encontrarse esta película: espero que los que la vean desconfíen de las bebidas que les pongan en una fiesta“, ha continuado con humor.

De hecho, ha reiterado que ‘Clímax’ es una película en la que “la gente que más sufrirá al verla es aquella que hicieron demasiadas fiestas y sufrieron ‘blackout'”. “Ellos son los que salen más traumatizados, porque es el infierno del alcohol y la droga y esa gente sabe qué lejos y feas pueden llegar a ponerse las cosas“, ha admitido.

‘Climax’ a ritmo de grandes referentes de la música electrónica

Preguntado respecto a si le preocupa incomodar al espectador, Noé remite a algunos cineastas anteriores a su obra a los que admira. “Es que yo veo películas de Eloy de la Iglesia o de Buñuel y me pueden incomodar a la vez que fascinar: todo el mundo que paga una entrada sabe qué es lo que va a ver”, ha defendido.

En ‘Clímax’ la música electrónica también tiene protagonismo, con temas de Cerrone, Daft Punk –incluido un tema rescatado de 1995 de Thomas Bangalter, ‘Sangria’– o Aphex Twin que acompañan a coreografías muy elaboradas. “Cuando los bailarines se ponen en movimiento son hipnóticos. Un consejo que me dieron es que, para que una película salga bien, hay que amar a la gente que filmas: a mi me fascinaban todos”, ha concluido.

Últimas noticias