Su segunda novela

Lara Siscar denuncia en ‘Flores negras’ la violencia física y psicológica que sufren las mujeres

La periodista Lara Siscar.
La periodista Lara Siscar.
Comentar

La periodista Lara Siscar (Gandía, 1977) presenta su segunda novela: ‘Flores negras’ (Plaza&Janés). Una historia inspirada en hechos reales donde denuncia la violencia física y psicológica que sufren muchas mujeres a través de una historia concreta que bien podría protagonizar cualquier informativo o página de periódico digital. La narración es ágil y el tema demoledor, dos cualidades que deberían ser un imán para atraer a los lectores.

El inicio no puede ser más prometedor: una locutora de radio durante un programa nocturno; un oyente a punto de hacer una confesión; un tiro que suena; el escándalo retumba de inmediato en las redes sociales. Algo que girará por completo la vida de Berta Martos, la protagonista, que, como si fuera una heroína de la antigüedad, verá su vida sacudida por un viaje que es geográfico, pero también interior.

La ficción asienta sus raíces en una impactante historia real que se produjo en 2010. En ella, una niña de 14 años recién liberada en una pequeña localidad de Extremadura aseguró que había sido prostituida durante meses contra su voluntad. Una versión que la Audiencia Provincial de Badajoz consideró probada y, por tanto, condenó a los acusados cuatro años después.

Lara Siscar denuncia en ‘Flores negras’ la violencia física y psicológica que sufren las mujeres

‘Flores negras’ no cuenta esa historia, pero sí denuncia mucho de lo que sucedió en ella. La ficción le ajusta las cuentas a una realidad donde, amén de la niña de Arroyo de San Serván —así se llamaba el pueblo pacense donde ocurrió—, suceden hechos de violencia física y psicológica contra las mujeres sin que, en muchas ocasiones, se pongan todos los medios oportunos para poder evitarlo.

Tras ‘La vigilante del Louvre’ (Plaza y Janés, 2015), ‘Flores negras’ es la segunda novela de Lara Siscar. La periodista y presentadora ha sufrido en su propia persona la violencia del acoso y la persecución. Las redes sociales son a veces el caladero idóneo para ese tipo de individuos que tratan de convertir la vida de las mujeres en un infierno.

Siscar lo tienen claro y, “aunque no es perfecto”, está de acuerdo con el movimiento #MeToo. ‘Flores negras’ redunda en las aristas más delicadas de este asunto. La obra está construida sobre los fundamentos de la ficción, pero en ocasiones la ficción es el espejo perfecto para identificar a los demonios que pueblan la realidad.

Últimas noticias