Perfumes con feromonas: ¿De verdad se liga más con ellos?

Perfumes con feromonas: ¿De verdad se liga más con ellos?
Perfumes con feromonas De verdad se liga más con ellos
Comentar

Los perfumes con feromonas se han puesto muy de moda en los últimos tiempos. La idea de que contienen feromonas humanas que facilitan ligar los ha hecho muy populares. Pero, ¿realmente son garantía de seducción? ¿Ponerse uno de estos perfumes es sinónimo de que van a caer rendidos a nuestros pies decenas de ardorosos amantes?

El deseo sexual es tan antiguo en el mundo como el propio ser humano. El ligue también se ha transformado casi en una necesidad social. Ante este panorama, cualquier cosa que ayude en el empeño de encontrar a los mejores amantes parece servir.

Sin embargo, la polémica en torno a los perfumes con feromonas sigue activa. Los publicistas y fabricantes los venden como una solución perfecta. Con unas gotas, todo el mundo caerá rendido a tus pies. Pero no lo tienen tan claro todos los científicos.

De hecho, si nos fijamos en las investigaciones al respecto, vamos a encontrar de todo. No obstante, una de las últimas y más novedosas se llevó a cabo en el seno de la Universidad de Australia Occidental. ¿El resultado? Nada de nada, si quieres ligar, básate en tu atractivo, en tu labia o en tu buena suerte, pero no en este tipo de productos.

Para el grupo de investigadores, una persona que sufra el síndrome del sábado noche y quiera convertirse en triunfadora en el mundo del ligue, mejor que se convierta en rey o reina de la pista de baile. En cuanto a estos perfumes, ya se podrá echar un litro encima, que no servirá de nada para atraer al sexo opuesto, y ni siquiera al propio, probablemente.

¿Funcionan los perfumes con feromonas?

Es más, este último y enésimo estudio no solo niega que funcionen este tipo de productos, también pone en duda que existan las feromonas humanas y que, obviamente, se puedan usar en un perfume.

Para llegar a esta conclusión, han usado a decenas de participantes heterosexuales voluntarios que debían puntuar a rostros del sexo opuesto según su atractivo mientras se encontraban expuestos a feromonas humanas, en este caso, la adrostenediona que se encuentra en el semen y sudor masculino, y el estratetranol que se localiza en la orina femenina. Igualmente, los susodichos voluntarios debían juzgar rostros de género ambiguo generados por la mezcla de mujeres y hombres.

¿El resultado? Totalmente nulo. Los participantes no ofrecieron comportamientos reproductivos relevantes como pudiera ser la percepción de una pareja. De hecho, en el caso de las caras ambiguas, ellas no las detectaron como varones ni ellos como mujeres.

¿Quieres usar perfume con feromonas? Parece que objetiva y científicamente no te dará ventaja alguna, pero si crees en ello, tal vez por el efecto placebo aumente tu autoestima y tu seguridad. ¿Quién sabe?

Últimas noticias