Marisco para niños: Todo lo que necesitas saber

marisco para niños
Marisco para niños. Todo lo que necesitas saber
Comentar

La alimentación de los hijos es uno de los aspectos que más preocupa a los padres. Por ese motivo, deben tener toda la información para poder hacer que sus pequeños coman de manera sana, equilibrada y completa en pro de una salud envidiable. Y a eso queremos ayudar ahora a los progenitores. De ahí que, a continuación, vayamos a exponer todo lo que necesitan saber sobre el marisco para niños.

¿Te animas a descubrir esos datos de interés?

¿Cuándo pueden comenzar a comer marisco?

marisco para niños
Lo recomendable es que lo tomen a partir de los 2 años

Lo primero que hay que tener claro es que, como tantos alimentos, el marisco debe introducirse en la alimentación en el momento adecuado. En este caso, podemos exponer que muchos médicos y profesionales en nutrición establecen que ese tipo de producto no debe darse a los niños antes de que cumplan los 2 años. Y es que es a partir de esta edad, 24 meses, cuando podrán comerlo sin problema. No obstante, hay una excepción: los langostinos, los centollos, las gambas y los cangrejos no es recomendable que los coman antes de que tengan 3 años. ¿Por qué? Porque son alimentos ricos en cadmio.

Eso sí, en el momento que se pretenda incluirlo en la dieta del menor en cuestión, lo ideal es consultarle al médico para que este pueda dar el visto bueno o no.

Beneficios del marisco para niños

marisco para niños
Les ayuda a crecer sanos y fuertes

Si el marisco debe formar parte de la alimentación de los más pequeños, siempre respetando la edad establecida, es porque el mismo va a traer una serie notable de beneficios a los menores. Les va a permitir crecer sanos y fuertes gracias a ventajas como las siguientes:

  • Pone su granito de arena para que los niños se desarrollen adecuadamente ya que aporta al organismo una larga lista de vitaminas. Algunas de estas, además, ayudarán a que el calcio se fije mucho mejor, lo que servirá para que cuenten con unos huesos y dientes fuertes.
  • Es rico en ácidos grasos omega-3, lo que supone que no solo les vaya a permitir tener el colesterol bajo control sino que va a contribuir al buen desarrollo neuronal de los más pequeños. Por supuesto, sin olvidar que también reduce los riesgos de que los niños puedan sufrir enfermedades de tipo cardiovascular.
  • Contribuye al fortalecimiento del sistema muscular.
  • Son una estupenda fuente de proteínas de alto valor biológico.
  • Consigue que los niños cuenten con energía suficiente.
  • En esta lista de ventajas no hay que pasar por alto que también son ricos en calcio, en yodo o en potasio, por ejemplo.

El mejor marisco para niños

marisco para niños
Mejillones, buena opción

Por supuesto, para poder comenzar a introducir marisco en la alimentación de tus hijos es esencial conocer cuáles son los más recomendados para los pequeños de la casa. En este caso, podemos señalar algunos como los siguientes:

  • Mejillón, que no tiene grasa y que es muy rico en vitamina B12 y en omega 3. Contribuye a un desarrollo y crecimiento del menor.
  • Berberechos y almejas, que son muy nutritivos. Destacan, de igual modo, porque aportan mucho hierro y porque ayudan a que los pequeños tengan unos músculos fuertes.
  • Calamares o chipirones que son unos cefalópodos que tienen un sabor realmente agradable para los más pequeños. Son ricos en vitaminas B12 y B3, lo que supone que les den energía a los menores, que, además, contarán con un buen estado de ánimo y que mejorarán sus defensas de forma contundente.

Claves para prepararles marisco

Además de conocer toda la información otorgada hasta el momento, los padres deben tener en consideración otras claves para prepararles marisco a los niños como son las siguientes:

  • Si la variedad que se les va a dar cuenta con concha o requiere pelarse, lo recomendable es que los adultos se encarguen de dárselos limpios y listos para comer a sus hijos. Así se evitarán situaciones que puedan poner en jaque la salud de los pequeños.
  • Muchas son las formas de preparar marisco que existen. No obstante, siempre hay que optar por las alternativas más sanas. De ahí que se establezca que el freírlo debe dejarse de lado.
  • Si a los niños no les gusta demasiado este alimento o ponen reparo a la hora de comerlo, lo ideal es preparárselo de forma atractiva o camuflárselo en recetas tales como pizzas, paellas, empanadillas…

Últimas noticias