Salud

Genu varo en niños

genu varo niños
0 Comentar

La salud y el bienestar de los hijos es lo que más preocupa a los padres, que ponen mucho interés en conocer las distintas patologías y enfermedades que esos menores pueden sufrir. Precisamente por eso, les puede interesar saber ahora qué es lo que se da en llamar genu varo en niños.

Si sigues leyendo, vas a poder descubrir a fondo esa situación que nos ocupa.

¿Qué es genu varo?

Cuando hablamos de genu varo estamos haciendo referencia a un arqueamiento de las piernas. Este supone que cuando los tobillos están juntos, las rodillas se encuentran separadas entre sí. Es decir, estas se presentan arqueadas hacia fuera.

Es importante establecer que esta situación, que también responde al nombre de rodillas varas, suele ser habitual en los pequeños hasta el primer y segundo año de vida. Y es que es la postura que apuestan por adoptar cuando comienzan a caminar, a dar sus primeros pasos. No obstante, hay que tener en cuenta que pasada esa edad, la situación se resolverá, por regla general, y las piernas dejarán de lado el citado arqueamiento.

Cómo saber si es normal o no

genu varo
Hasta los 2 años de edad el arqueamiento de las piernas es normal

A muchos padres les preocupa que ese genu varo que manifiestan sus pequeños no sea el normal y pase a convertirse en una patología que requiere ser tratada por el traumatólogo. En concreto, hay que tener en cuenta que existen diversas características que vienen a dejar patente que el estado del niño no es habitual:

  • La apariencia de las piernas en forma de “paréntesis” se mantiene a pesar de que el niño ha pasado los 2 años de edad.
  • El grado de arqueamiento que tienen las piernas es mayor a 6 centímetros.
  • La distancia entre los cóndilos femorales es mayor a 3 centímetros.
  • El ángulo femorotibial clínico es mayor de 15 grados.

Tratamiento para el genu varo en niños

Si se tienen sospechas de que esa situación es anormal, hay que acudir al médico para que examine a fondo al pequeño. En concreto, le hará caminar y también le explorará las extremidades para establecer un diagnóstico. Es más, en el caso de que perciba que el genu varo está fuera de lo que se considera habitual y lógico, tendrá que someter al niño a determinadas pruebas para poder saber si detrás de esa situación se encuentra alguna enfermedad. Sí, porque hay ciertas patologías que pueden hallarse detrás de esa como son una displasia esquelética, una enfermedad de origen metabólico o incluso la conocida enfermedad de Blount, que establece una deformidad progresiva.

Una vez que el médico conozca a fondo el estado de las rodillas varas y descubra si hay o no detrás una patología, adoptará el tratamiento adecuado. Si no reviste mayor gravedad, lo que hará será indicar un seguimiento exhaustivo y, en algunos casos, la utilización de algún tipo de elemento ortopédico.

Cuando se trate de situaciones más graves pueden optar por alternativas tales como el empleo de rodilleras correctoras o incluso el paso por el quirófano.

Otros datos de interés

Además de todo lo expuesto hasta el momento, se hace necesario conocer otros aspectos relevantes en torno al genu varo como son estos:

  • También cabe la posibilidad de acudir a un fisioterapeuta para que lleve a cabo un tratamiento que permitirá lograr la simetría, el equilibrio de carga entre las dos rodillas, fortalecer y potenciar las extremidades inferiores…
  • Es fundamental realizar un diagnóstico cuanto antes. Y es que, de esta manera, se podrán tomar las medidas oportunas para evitar que la situación vaya a más y, por supuesto, para corregirla. Por eso, se aconseja que los padres, ante cualquier duda o sospecha, opten por consultarle al médico. Es mejor prevenir que curar.
  • Cuando se trata de menores de 3 años, los profesionales médicos podrán indicarles a los padres la realización de ciertos ejercicios con sus hijos para ponerle fin a ese arqueamiento de sus piernas. Para mayores de esa edad existen otras actividades físicas específicas que pretenden alcanzar el mismo fin que en el caso anterior.
  • Infecciones e incluso fracturas también se considera que pueden ser las causantes de que el niño cuente con genu varo pasados los 2 años de edad.

¿Tomaste nota de todos los aspectos más relevantes en torno a esta situación de tipo traumatológico que se produce en la etapa infantil?

Síguenos en Facebook y estarás al día de otros aspectos relacionados con la salud de tus pequeños que merezca la pena que conozcas.

Temas

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas noticias