Nutrición

¿Le doy casquería a mi hijo?

casquería
Mordeduras de hígado guisadas con manzana
0 Comentar

¿Cuántos adultos hemos tomado de pequeños riñones, sesos u otros productos similares? ¿No te ha sucedido que te sentabas a la mesa y veías que nuevamente, y aunque no te gustaba, tu madre te había preparado casquería? Posiblemente muchos padres de hoy tengan ese recuerdo de su infancia. Y es que hace años se tenía claro que la casquería era realmente saludable. De ahí que se le diera con mucha frecuencia a los niños.

En la actualidad, ese tipo de alimento ya no está tan “en boga”, precisamente porque tampoco es uno de los favoritos de los adultos. No obstante, si te estás planteando darle o no a tu hijo el mismo, te interesará seguir leyendo. Y es que te vamos a dar una serie de datos acerca de la misma que te sacarán de dudas sí o sí.

¿Qué es la casquería?

La casquería engloba las entrañas de los animales y algunos de sus despojos. De ahí que estemos mencionando a riñones, sesos, criadillas, mollejas, hígado…

Tipos de casquería

casquería
Plato de hígado

Además de todo lo expuesto, se hace necesario que tengamos claro que hay dos tipos diferentes de casquería:

  • Las vísceras blancas. Estas, como los sesos o las criadillas, se identifican porque cuentan con mucha grasa. De ahí que no sean las más recomendables para los niños porque les aportarán mucho colesterol.
  • Las vísceras rojas. En este grupo se incluyen los riñones o el hígado y tienen a su favor que aportan mucha vitamina B y también hierro. De ahí que sean estupendas para poder hacerle frente a un cuadro de anemia. Son las más recomendadas para los pequeños de la casa.

Ventajas para incluirla en la alimentación infantil

Una vez que se tiene claro qué es la casquería y qué tipos hay, además del mejor para los menores, llega el momento de saber qué ventajas trae consigo incluirla en la dieta infantil. Exactamente estos son sus beneficios más notables:

  • Se considera que es mucho más nutritiva que la carne en general.
  • Tiene a su favor también el hecho de que cuenta con un precio más económico que otros muchos alimentos.
  • También hay que señalar que, por regla general, es un producto fresco.
  • Consigue aportar, como en el caso de las vísceras rojas, unos importantes niveles de hierro y de vitamina B al menor que las come.
  • Los riñones, por ejemplo, son una estupenda alternativa a la hora de aportarle proteínas al cuerpo. Estas, entre otras muchas cosas, ejercerán una labor importantísima a la hora de conseguir que los huesos de los niños estén en perfecto estado.
  • El hígado, por ejemplo, es uno de los productos de casquería más relevantes. Es más, está considerado un superalimento porque, además del hierro de la vitamina B, también aporta vitamina A.
  • Tienen a su favor que las recetas que existen para elaborar platos de casquería son muy sencillas y consiguen un sabor exquisito.

Desventajas de la casquería para niños

También, para que puedas tomar una decisión sobre si darle o no a tus hijos casquería, es necesario que sepas los aspectos en contra de eso. De esta manera, podrás sopesar los pros y los contras y llegar a una clara conclusión:

  • Te puede resultar “asqueroso” el limpiar y el preparar esas vísceras. Y es que no solo su aspecto no es nada agradable sino que, en muchos casos, tienen un olor fuerte. Además, algunas en concreto, como los riñones, requieren una limpieza muy exhaustiva para poder cocinarlas.
  • Por norma general, resulta complejo que los niños acepten de buen grado comer alimentos como los que nos ocupan. De ahí que haya que imponerse para que los ingieran o bien dejar volar la imaginación para “camuflárselos” sin que se den cuenta.

Otros datos de interés

Para finalizar, queremos que tengas en consideración estos aspectos relevantes sobre la casquería en la nutrición infantil:

  • No se le debe dar a los niños más de una vez por semana. Y es que tomarla en exceso puede traer problemas con la vitamina A.
  • Es recomendable que siempre se le eche un chorrito de limón por encima a la casquería para así disimular el sabor tan fuerte que suele tener.
  • La mejor casquería para darle a los niños es el hígado de pollo, las mollejas y también los riñones. Al contrario que pensaban las madres de hace años, los sesos precisamente no son la mejor opción para los pequeños de la casa.

Síguenos en Facebook e irás descubriendo más consejos en pro del cuidado, alimentación y atenciones a tus hijos.

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas noticias