Noticias

¡Increíble! Madre lleva a su hijo en el techo del coche y atado. ¿Por qué? Descúbrelo.

hijo en el techo del coche
Madre conduciendo con su hijo en el techo del coche
0 Comentar

Pero, ¿en qué mundo vivimos? ¿Cómo pueden existir personas tan irresponsables al cargo de niños? Estas y otras muchas preguntas son las que nos hemos hecho al conocer una historia que se ha convertido rápidamente en viral en todo el mundo. Nos estamos refiriendo a la de la madre que ha llevado a su hijo en el techo del coche, atado. ¿Para qué? Para que fuera sosteniendo una piscina y así evitar que esta pudiera caerse durante el trayecto.

¿Increíble, no? Pues lamentablemente es verdad. Sigue leyendo y conocerás todos los datos al respecto.

¿Dónde ha sucedido?

En Estados Unidos es donde ha tenido lugar este caso que, como no podía ser de otra manera, ha conseguido que todo el mundo se lleve las manos a la cabeza al leerlo. Más en concreto podemos determinar que su escenario ha sido Wisconsin, que es donde residen las figuras en torno a las cuales gira la historia.

Los protagonistas

Este caso, que ha pasado a ocupar páginas y páginas de medios de comunicación, está protagonizada por dos personas:

  • Amber Schmunk, la madre que no ha dudado en atar a su hijo a la parte superior del automóvil familiar.
  • El pequeño de 9 años, vástago de la anterior, que ha tenido que realizar un trayecto amarrado fuera del coche al tiempo que sujetaba la piscina que se había comprado para la casa.

El punto de partida de la historia

Estos días es cuando se produjo el origen de este caso. Todo sucedió cuando Amber y su hijo acudieron a una superficie comercial juntos. El objetivo de ese viaje no era otro que comprar una piscina de plástico para la casa, en la que poder disfrutar de un baño cuando las temperaturas así lo permitieran.

Después de ver distintos modelos de ese dispositivo, la mujer acabó seleccionando uno. Pagó la piscina en la caja del negocio y se encaminó hacia el vehículos familiar. Y ahí llegó el problema. Sí, porque se dio cuenta que iba a ser imposible llevarla a casa porque era demasiado grande. No cabía en el maletero y también era posible transportarla en la parte trasera del automóvil. Tenía que pensar qué hacer.

hijo en el techo del coche
Madre que ha cometido una gran imprudencia

Decide llevar a su hijo en el techo del coche

Aunque nos pueda parecer increíble, a la mujer no se le ocurrió pedir ayuda a algún familiar con un coche más grande ni pensó tampoco en pagar a la superficie comercial para que le llevara la piscina a casa. Su solución al problema que tenía era que su hijo se encargara de ello.

Sí, llegó a la conclusión de que la mejor alternativa era que su pequeño de 9 años realizara el trayecto en el techo del coche y sosteniendo la piscina. De esta manera se evitaría que la citada pudiera caerse en cualquier momento.

Así, sin pensarlo dos veces, pidió a su hijo que se montara en la parte superior del automóvil familiar. Luego, lo ató como pudo a este vehículo y finalmente le colocó la piscina de tal manera que fuera sujetándola. Una vez todo listo, arrancó y se encaminó a casa.

Las consecuencias

¿Qué sucedería si al caminar por la calle te encuentras la imagen de un coche en la que va atado un menor al techo y portando una piscina? Pues posiblemente que te quedarías tan estupefacto como el ciudadano que vio esa situación citada. Sin embargo, después de eso no dudó en llamar a la policía para contar lo que acababan de ver sus ojos.

Nada más recibir el aviso, varios agentes se encaminaron hacia donde les había indicado ese vecino de Wisconsin y así fue cómo detuvieron el coche de Amber. Esta les explicó porqué viajaban de esa manera, matizó que su hijo iba bien atado y también expuso que el trayecto iba a ser corto. Afirmaciones que dejaban patente que la mujer no veía nada raro en lo que estaba haciendo.

Como es lógico, la policía evitó que el niño corriera un peligro pues se le bajó inmediatamente del coche. De la misma manera, la madre va a tener que responder ante la justicia por su decisión. En concreto, según ha dado a conocer el periódico “Mirror”, ahora se enfrenta a la acusación por un delito de imprudencia en segundo grado.

El próximo día 14 de noviembre es cuando tendrá que personarse ante el juez que dictaminará sentencia. En el caso de que indique que la mujer es culpable está podría enfrentarse no solo a una multa de unos 25.000 dólares, unos 21.500 euros aproximadamente, sino también a una pena de cárcel de hasta 10 años.

Síguenos en Facebook y estarás al día de los casos más singulares relacionados con familias o con niños específicamente.

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas noticias