Cuidados del Bebé

¿Qué es la crisis del crecimiento?

crisis del crecimiento
La crisis de crecimiento también se conoce como brote de crecimiento o crisis de los tres meses.
Comentar

Cuando se es primerizo, sobre todo, son muchas las dudas y preguntas que surgen en torno al desarrollo del bebé e incluso a lo que es su cuidado en general. Precisamente ante eso la mejor solución es encontrar información y respuestas. De ahí que, por ejemplo, sea necesario que los padres conozcan términos como el que ahora vamos a exponer: la crisis del crecimiento.

¿Qué es la crisis del crecimiento?

Crisis de crecimiento, bache de crecimiento o crisis de los tres meses. Así es como se da en llamar una situación que se produce a los tres primeros meses de vida del pequeño. La crisis del crecimiento es el momento en el que parece que el niño no se encuentra a gusto o satisfecho con la producción de leche que tiene el pecho de su madre.

Lo que sucede es que el menor, que ya es todo un experto en tomar el pecho, puede ser capaz de alimentarse de esa manera en poco tiempo. Esa situación, unida que al ir creciendo está desarrollando sus sentidos y se distrae con más frecuente, genera una serie de situaciones que alteran a la madre. Y es que esta, además de ver que las tomas ya no son como antes, nota que sus pechos están más vacíos.

¿Resultado? Un momento crítico en la lactancia que puede llevar a que tanto la mujer como su hijo estén “confundidos” por lo que se está produciendo. De ahí que quepa la posibilidad de que la adulta decida dejar de darle el pecho y apostar por el biberón.

Características de la crisis de los tres meses

crisis del crecimiento
Madre debe adaptarse a las necesidades de su bebé

Aunque es cierto que a las tres semanas de vida del pequeño y también al mes y medio, se producen situaciones similares a la ya expuesta, en la que está más irascible o toma el pecho de forma diferente, es a los tres meses cuando la crisis es más complicada. Desde la Asociación Española de Pediatría (AEP) se establece que en ese instante lo que ocurre es exactamente lo siguiente:

  • El lactante, que sabe ya succionar perfectamente, no solo lleva a cabo la toma de manera más rápida sino que vacía el pecho de forma más eficaz.
  • La madre siente que sus pechos están más vacíos primero, por la “audacia” ya de su hijo y segundo, porque la producción de leche de los mismos se ha ajustado a las necesidades del momento.
  • El bebé reclama más tomas y comer más sencillamente porque está creciendo y su apetito aumenta.

Señas de identidad estas que vienen a servir para que la madre se tranquilice, para que sepa que los cambios que se han producido en esas semanas tienen sus explicaciones lógicas y biológicas. Es decir, que no debe alarmarse ni tampoco debe apostar por dejar de lado ya la lactancia materna. Solo es cuestión de tener paciencia, de comprensión y de adaptación.

¿Qué hacer ante la crisis del crecimiento?

Como hemos mencionado, muchas mujeres se sienten absolutamente perdidas y desconcertadas con los cambios que se producen en las tomas. De ahí que lleguen a pensar que el pecho ya no alimenta adecuadamente a sus hijos y que se decanten por comenzar a darles el biberón con la leche de fórmula.

No obstante, desde la mencionada AEP se ha querido dar a esas madres una serie de pautas para que no lo hagan, para que sigan apostando por continuar amamantando a sus bebés:

  • Hay que intentar adaptarse al bebé y a sus necesidades en relación a la alimentación.
  • En el caso de que pida más el pecho porque quiere comer más, hay que darle más tomas. Además, esa circunstancia facilitará también que la producción de leche se ajuste por completo a lo que el menor necesita.
  • Si el bebé quiere mamar más y en lugar de darle una toma se le da el biberón, se estará cometiendo un error. Y es que se estará dando un paso que hará que la lactancia materna pronto se convierta en algo del pasado. Lo hará porque el menor se irá acostumbrando al biberón. Además, hay que tener en cuenta que comenzar con esa alimentación traerá consigo que disminuya la producción de leche.
  • La paciencia es la clave para superar esta crisis del crecimiento que tiene lugar a los tres meses de edad.
  • Para conseguir que el niño se alimente adecuadamente con el pecho y sin distracciones, se le puede dar la toma en una habitación que esté en silencio y a oscuras.

Síguenos en Facebook y conocerás más situaciones importantes que tienen lugar durante la lactancia materna.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias