Salud

¿Qué es el útero invertido?

útero invertido
Uno de los síntomas son los dolores en ciertas posturas sexuales.
0 Comentar

Muchas son las mujeres que, en un momento determinado de sus vidas, toman la decisión de quedarse embarazadas. No obstante, algunas van a presentar ciertas complicaciones para poder conseguir ese objetivo. Hasta no hace mucho tiempo se creía que las que contaban con el útero invertido iban a tener problemas para tener hijos, sin embargo, en los últimos estudios llevados a cabo se ha venido a indicar que no es así.

¿Quieres saber qué es el útero invertido y las características que rodean al mismo? Te lo contamos a continuación.

¿Qué es el útero invertido?

También se conoce como retroversión del útero o útero inclinado. El útero invertido es un transtorno que se caracteriza porque el útero no se encuentra ubicado de manera vertical y hacia el abdomen, como es lo normal, si no que se dirige más hacia la espalda.

Síntomas del útero invertido

útero invertido
Diferencias entre los tipos de útero

Aunque quizás no tenías ni idea de la existencia de esa situación, son muchas las mujeres que poseen el útero invertido y que lo descubren cuando van a hacerse un examen al ginecólogo. Precisamente si no tenían constancia de esa particularidad de su útero era porque no sentían molestias ni tampoco contaban con los síntomas habituales. En concreto, podemos decir que las señas que vienen a indicar que se tiene ese útero invertido y que sufren únicamente algunas féminas son las siguientes:

  • Cuentan con dolores de espalda.
  • Son muy proclives a tener algún tipo de infección urinaria.
  • No menos relevante es que sienten dolor al realizar algunas posturas durante las relaciones sexuales.
  • Tienen dificultades para poder ponerse un tampón.

El útero invertido y el embarazo

Como te hemos dado a conocer al principio de este artículo, durante mucho tiempo se pensó que las mujeres que tenían el útero invertido contaban son serios problemas para poder conseguir quedarse embarazadas. No obstante, los estudios llevados a cabo en los últimos tiempos han venido a tirar por tierra esa idea. Sí, han establecido que en absoluto trae consigo dificultades para tener un hijo y es que han descubierto que, una vez que se engendra, luego el útero irá “recolocándose” para permitir el crecimiento y desarrollo del feto.

Eso sí, hay que tener en cuenta que solo en casos muy puntuales el útero invertido puede traer serios problemas. Exactamente eso sucede cuando durante el primer trimestre no cambia de posición. Y eso lo que provoca es que se produzca la pérdida del bebé.

De la misma manera, se debe ser consciente de que en ciertas mujeres puede generar problemas de fertilidad. Pero eso se debe no al útero invertido en sí sino a que este se encuentra asociado a enfermedades pélvicas o incluso a lo que se conoce como endometriosis.

¿Tiene tratamiento?

Además de toda la información que te hemos dado por el momento sobre el útero invertido, puede ser que necesites o quieras saber si tiene tratamiento. En ese caso, debes saber que no lo hay. Y no lo hay porque no tiene síntomas que sean graves o menoscaben la calidad de vida y tampoco los tiene que puedan poner en riesgo la salud.

Eso sí, si esa situación va asociada a otras más graves, como la mencionada endometriosis, el doctor establecerá un tratamiento adecuado y se tomarán las medidas que se consideren necesarias en pro de la mujer.

Más datos de interés

Para concluir, queremos que seas consciente de otras particularidades de esta condición que estamos analizando, tales como estas:

  • Las féminas con útero invertido que tengan ciertas molestias al realizar distintas posturas sexuales, deben decantarse por las que no les generarán dolores de ningún tipo. Entre esas se encuentra la del misionero o la de la vaquera, ella encima de su pareja. Por el contrario, entre las que les resultarán imposibles porque no les serán nada placenteras está la del perrito.
  • Se considera que en torno al 20% de la población femenina posee el útero de la manera que estamos abordando, pero la mayoría ni lo sabe.
  • También se da en llamar retrodesviación uterina o útero ladeado.
  • Únicamente en casos extremos se ha optado por la cirugía para hacer que esa zona del cuerpo femenino cuente con la posición normal.
  • Una prueba de ultrasonido o un examen pélvico son las dos maneras más comunes para poder diagnosticar un útero invertido.

¿Tomaste nota de todo lo expuesto? ¿Sabes si tú tienes el útero invertido?

Síguenos en Facebook y conocerás más situaciones relacionadas con la salud que, de un modo u otro, merece la pena tener en cuenta a la hora de quedarse embarazada.

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas noticias